Formación bajo la sombrilla

Miles de jóvenes canarios aprovechan las vacaciones para ampliar su curriculum

01.09.2013 | 02:00

El tiempo en el que el verano era sinónimo de descanso al sol ha pasado. Miles de jóvenes aprovechan la época estival para seguir ampliando su curriculum a la espera de poder ser más competitivos en un mercado laboral, que parece empeorar cada día. Las escuelas y otras instituciones educativas hacen su agosto precisamente en verano, cuando ofrecen una gran variedad de cursos de formación para que los jóvenes y no tan jóvenes puedan ampliar sus estudios.
El tiempo libre del que muchos disponen durante los meses de vacaciones eleva las cifras de alumnos que acuden a un centro de formación. Alrededor de 150.000 personas en España han participado en alguna de las actividades que han organizado las universidades o los centros de formación privados durante estos meses. Google, el motor de búsqueda de referencia en España, ha registrado 165.000 búsquedas bajo la denominación clave "cursos de verano", una cifra que da una idea de la sed informativa de los españoles en los meses de julio y agosto.
Las escuelas se han reinventado y ofrecen facilidades para participar en alguno de estos talleres, tanto en los precios como en la manera de realizarlos. Internet ha abierto las puertas a la realización de cursos a distancia, desde la tranquilidad de los destinos de vacaciones.
El alumno es quien marca los tiempos y los plazos, compatibilizando vacaciones con estudios. Y es que estudiar ante una tableta o un smartphone mientras se bebe una cerveza en una terraza con vistas al mar cambia la perspectiva de tardes de estudios agotadoras en una academia sin aire acondicionado. Ahora, aquellos que optan por hacer un curso online pueden desarrollar su aprendizaje bajo una sombrilla en los ratos muertos de sus vacaciones, gracias a las nuevas tecnologías.
Otros alumnos, sin embargo, prefieren la cercanía con sus compañeros o necesitan tener la obligación de acudir al centro de formación para que no flagele la voluntad. No hay problema, los centros educativos también ponen en marcha infinidad de cursos presenciales, en los que se incide aún más en los aspectos prácticos, algo muy demandado por quienes quieren seguir preparándose durante las vacaciones.
El motivo del auge de estos cursos veraniegos es el interés por adquirir nuevos conocimientos, complementarios a su formación o la necesidad de diferenciarse de otros competidores en el mercado laboral. Muchos son los que repiten la consigna de estudiar mientras la situación económica se recupera como argumento para realizar alguno de los miles de cursos que se ofrecen, no solo en España sino también en el extranjero.
Los idiomas siguen siendo la gran asignatura pendiente de los españoles, por lo que no es de extrañar que sea lo más demandado. Cursos de inmersión lingüística intensivos, clases con un profesor nativo, o dudosos cursos en el extranjero que acaban convirtiéndose casi en unas vacaciones en otro país, son las principales vías para mejorar el idioma durante el verano.
Sin embargo, las circunstancias económicas que asolan al país hacen aflorar multitud de cursos con contenidos singulares y más tecnificados que empiezan a estar más demandados, ya que se eligen más por su salida profesional.
El desempleo ha sido otro de los detonantes que explican la creciente demanda de formación en España. Con una tasa de empleo juvenil del 73,5%, según datos del segundo trimestre de 2013 del Instituto Nacional de Estadística (INE), los jóvenes intentan engrosar sus curriculum para aumentar las posibilidades de encontrar trabajo. Por otro lado, los no tan jóvenes realizan cursos para reciclarse y adaptarse a las nuevas circunstancias laborales.
Este desempleo generalizado ha provocado que casi diez millones de personas de entre 24 a 65 años participaran, durante los últimos 12 meses, en algún curso de formación tanto formal, –con título oficial–, como no formal, –reciclaje o preparación laboral–, según la Encuesta de Actividades de Aprendizaje de la Población Adulta realizada por el Instituto Nacional de Estadística.

Enlaces recomendados: Premios Cine