Las familias de Canarias pagarán 50 euros menos por los libros de texto este año

El gasto inicial en los manuales para el nuevo curso desciende hasta los 150 euros por cada alumno

29.08.2013 | 02:20
Los padres ultiman las compras del material escolar.
Los padres ultiman las compras del material escolar.

Los padres canarios ya empiezan a sacar la calculadora para cuadrar unas cuentas que, a menudo, no salen. Toca rascarse los bolsillos o, más bien, vaciarlos del todo, para hacer frente a la temida vuelta al cole. Este año, apretándose el cinturón más aún si cabe. Según la Federación Insular Tinerfeña de Asociación de Padres y Alumnos (Fitapa), los gastos "obligatorios" –es decir, los que incluyen únicamente los libros de texto– se reducirán en unos 50 euros este inicio se curso. "Hemos cambiado el concepto y ahora economizamos al máximo gracias a iniciativas como el banco de libros", explica su presidente, Eusebio Dorta. Eso sí, se trata de un desembolso medio de unos 150 euros por alumno al que hay que sumar los cuadernos, bolígrafos, mochilas o uniformes. Septiembre se empina ya más que enero.

El gasto de las familias canarias en los libros de texto para volver al colegio pasa de los 200 euros del año pasado a los 150 de este, según los cálculos de la Federación de APA. "El banco de libros, que permite cambiar o comprar libros usados a precios muy económicos, aliviará el derroche de los padres isleños en este inicio de curso", asegura Dorta. A esto se añade el aumento de "la esperanza de vida" de los libros. "La Consejería de Educación ya no cambia los libros cada cuatro años, sino cada cinco o incluso seis, lo que facilita que el material sea aprovechado por distintas generaciones", resalta el presidente.

Se trata de un ahorro importante porque la inauguración de un nuevo curso escolar no solo necesita de libros de texto. "Hay que contar con la compra de material escolar, del uniforme, del comedor o incluso de las actividades extraescolares", detalla Dorta. En total: un hachazo a los desgastadas cuentas de los isleños de entre 300 y 400 euros por hijo. "Por eso pedimos que se permita comprar el material a lo largo del año, por trimestres por ejemplo, y sobre todo que los centros no sean marquistas y obliguen a adquirir solo determinadas marcas", reclaman desde Fitapa.

Aunque la calculadora familiar podrá restar esta vuelta al cole algunas cifras, lo cierto es que el precio de los libros se ha incrementado este año un 1,1% . Por niveles educativos, la subida media de los precios de los libros de texto en Educación Infantil ha sido del 1,3% y los de Educación Primaria y Secundaria Obligatoria (ESO) tienen un incremento similar, también del 1,1%. Por último, los libros destinados a otras enseñanzas medias han tenido un aumento del 0,9%. En todos los casos, las variaciones han sido inferiores a las registradas en el curso pasado.

En este sentido, y según un informe de la Asociación Nacional de Editores de Libros de Texto (Anele), en el curso 2012-2013 ya descendió la facturación de los libros de texto un 7,4% y se vendieron cinco millones de ejemplares menos.

Pero entre la caída de la caja de los libreros y el descontento de los editores por la competencia desleal se encuentran las familias, esas que aún sin terminar el verano se tienen que enfrentar a la compra desenfrenada de lápices, diccionarios, carpetas, ropa y calzado. Las librerías, grandes almacenes y superficies comerciales de las Islas ya están llenas de padres preocupados por cómo hacer para no acabar pelados este septiembre.

"Venimos a llevarnos lo mínimo, reutilizamos el material y este año, incluso, hemos comprado una falda más larga para que se pueda aprovechar más años", asegura con humor Ángeles Vila mientras ultima con su hija las compras para el nuevo curso. Ellas son de las que intentan ahorrar de dónde sea. "Son muchas cosas, la niña también juega al baloncesto y hay que comprar el equipaje, menos mal que solo tengo una", añade entre risas la madre.

En una situación parecida se encuentra María Victoria que, con dos hijos, tiene que enfrentarse al desembolso de unos 600 euros para empezar septiembre. "El mayor ya va al instituto y, solo en libros, se lleva unos 213 euros porque no puede reutilizar los manuales de otros años", explica la madre. Los dos pequeños, con sendas carpetas en la mano, aseguran que tienen ganas de volver al cole, sobre todo, "por estrenar cosas".
A unos pocos metros, y entre estuches y maletas, Yvonne Ostrowski elige con sus hijas algunos de los materiales para el nuevo curso. "Estoy en paro así que este año nos va a costar mas de lo habitual la vuelta a cole pero solemos hacer una previsión durante el año y reservar el dinero", detalla la portuense. Ostrowski explica que gracias a que en el colegio tienen prestamos de libros pueden afrontar con mayor alivio el temido septiembre, "si no, no podríamos", concluye la madre.

Naira Calvo tiene algo "más de suerte", si se tiene en cuenta que "al tener niños tan pequeños el gasto es menor que para otras familias". Esta madre de dos niños –y una tercera en camino–detalla que en lo que más se tiene que rascar los bolsillos es en la compra de los libros de texto. "Unos 120 o 150 euros cada uno", aclara. Eso, sin contar el uniforme y el material. En total: "pues casi unos 300 por hijo, demasiado dinero", se queja Calvo.

En el lado contrario, el de los vendedores, Eduardo Mallorquín, dependiente de la sección de Vuelta al cole del Corte Inglés reconoce que los padres "cada vez esperan más a última hora". "Aunque a partir de la próxima semana se espera lo fuerte, las familias cada vez se retrasan más en sumergirse en esta operación", afirma Mallorquín. La reutilización del material y la repartición de los gastos a lo largo del curso también se nota. "Este año he oído mucho eso de ´ya eso lo tengo´, ´eso no me hace falta´, o ´eso otro me lo prestan´", asegura el vendedor.

Y es que la crisis está pasando factura, cada vez con mas vehemencia, a la vuelta al cole. "Lo que tenemos que hacer es generalizar las medidas y colaborar entre todos para que ningún niño se sienta peor que otro por tener un libro usado y no uno recién estrenado", reclama el presidente de Fitapa, Eusebio Dorta. La Asociación recuerda que lo importante "es que los niños sean felices en el primer día de su vuelta al colegio", da igual la mochila, el estuche, los cuadernos o el uniforme que lleven.

Los padres no quieren conflicto con los libreros

Los libreros canarios anunciaron la semana pasada que han agotado su paciencia. Tras décadas de denuncias y reuniones con administraciones públicas, editoriales, distribuidoras y asociaciones de padres y madres (Ampas), la precaria situación que viven les ha llevado a optar por la vía judicial. En concreto, han realizado denuncias a alrededor de 26 centros escolares de Tenerife de los que tienen constancia probada de que "venden libros de texto de forma ilegal".

Ante estas acusaciones, el presidente de la Federación Insular Tinerfeña de Asociación de Padres y Alumnos (Fitapa), Eusebio Dorta, afirma que ellos no son los culpables y que no actúan como intermediarios. "He hecho la comprobación y lo que dicen los libreros es muy raro que ocurra en los colegios públicos", asegura el presidente.

Dorta apunta que las asociaciones de APA lo único que pretenden es facilitar el desembolso del inicio escolar a los padres y en ningún momento "fastidiar a los libreros". "Puede ser cierto que debido a iniciativas como el banco de libros o la mayor duración de los mismos manuales las ventas hayan bajado, pero es que de otro modo muchos niños canarios no tendrían material escolar para iniciar un nuevo curso y eso si sería una pena", concluye el presidente de Fitapa.

Enlaces recomendados: Premios Cine