Un meteoroide del tamaño de un balón de fútbol cruza el cielo canario

El IAC define el fenómeno ocurrido el domingo como un bólido brillante que se desintegró al atravesar la atmósfera

27.08.2013 | 12:45
Una de estas bolas de fuego avistadas.
Una de estas bolas de fuego avistadas.

No fue un fenómeno paranormal, pero muchos llegaron a creerlo. El fogonazo blanco que cruzó el cielo del Archipiélago la noche del domingo no era un ovni, si no un bólido. Según explica el investigador de Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Javier Licandro, la presunta nave extraterrestre que avistaron algunos canarios no era más que un meteoroide brillante y de pequeño tamaño que entró en contacto con la atmósfera. "Lo que se pudo ver en el cielo de las Islas es algo muy parecido a una estrella fugaz pero más luminoso", aclara el especialista. No obstante, el trozo de piedra –del tamaño de un balón de fútbol– bien podría haber sido protagonista de uno de los episodio de Cuarto Milenio.

El cielo de Canarias se topó con un extraño el pasado domingo. Los isleños, entre ellos varios pilotos de aerolíneas del Archipiélago, observaron una luz blanca, "como si se hiciera de día", sobre las diez y media de la noche. El fenómeno astronómico llegó en seguida a las redes sociales donde los testigos lo describían como un estallido en el cielo, una especie de volador chispeante. La alarma tampoco se hizo de esperar y mientras algunos aseguraban que se trataba de un meteorito otros apostaban que era algo más enigmático llegado de otro planeta.

"Según nos han contando los testigos lo que se observó fue en realidad un bólido, una piedra que entra en la atmósfera y genera una onda", explica Licandro. El experto aclara que cuando el objeto está en el espacio se denomina "meteroide" y que en los casos en que ingresa en la atmósfera, se quema y se observa luz y, a veces, ruido –como en esta ocasión– recibe el nombre de "estrella fugaz" (si es pequeño), "bólido" (si es mayor y más brillante) o "superbólido" (en los casos en que es "extremadamente brillante").

Desde el punto de vista del experto, y según los datos con los que cuenta, el caso ocurrido el domingo al norte del Archipiélago no llegó a la fase de "meteorito", sino que, "probablemente", se quemó en la atmósfera. "Estos se van calentando, van aumentando la temperatura de la atmósfera que le rodea y se encienden hasta que se destruyen", aclara. Además, asevera el investigador del IAC, si hay varios registros –de vídeo o de infrasonidos en estaciones especializadas que permitan determinar la trayectoria–, se puede saber con exactitud lo que fue. "Por ejemplo, del meteorito que se vio en Rusia había muchos registros y gracias a ello se pudo determinar con precisión la trayectoria o conocer su procedencia", añade.

El bólido que atravesó Canarias, y que también pudo verse desde Madeira, es un fenómeno que ocurre con relativa frecuencia y que no supone ningún peligro para la población. "La Tierra recoge material cada día por lo que es normal que, en ocasiones, se produzcan estos fogonazos", asegura el especialista. No obstante, Licandro hace un llamamiento a la tranquilidad: "no hay que preocuparse, la atmósfera nos protege con mucha eficiencia", garantiza.

Sobre otras posibilidades, el especialista afirma que el fenómeno también podría ser parte de alguno de los satélites que orbitan en torno a la Tierra, pero destaca que no tiene ninguna noticia de que fuese a caer ningún "trozo grande" en estos días.

Desde el avión

Los pilotos de cinco aviones en vuelo notificaron el domingo por la noche desde posiciones diferentes y alejadas entre sí que habían visto una luz brillante en el cielo unas 100 millas al noreste de Canarias, según han informado fuentes del Centro de Control del Tránsito Aéreo del Archipiélago.

En el aire, el resplandor fue observado desde las cabinas de cinco aviones en rutas diferentes, cuyos comandantes notificaron lo ocurrido dentro del protocolo que siguen cuando observan cualquier incidencia (desde una mancha de combustible en el mar a una columna de humo de un posible incendio o una bengala de emergencia).

La comunicación más explícita de las recogidas por el Centro de Control de Tránsito Aéreo fue la de un vuelo en ruta a Argentina a unas 150 millas al norte de Canarias, casi sobre Madeira, cuyos pilotos vieron claramente que el objeto era luminoso, llevaba una trayectoria descendente y se apagó tras un potente destello.

L os testigos subrayan que "debió de ser un objeto muy luminoso", ya que lo vieron aviones en posiciones alejadas entre sí y también se divisó desde tierra en dos Islas diferentes.

Estudio de los asteroides primitivos

Javier Licandro forma parte del grupo del Sistema Solar del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) que estudia las propiedades físicas de los cuerpos menores del Sistema Solar. "Investigamos sobre pequeños cuerpos del sistema solar, asteroides, cometas y sus progenitores.
Estudiamos es su composición, a través del estudio del espectro de la luz, y eso nos permite tener idea de que materiales hay en su superficie".
Los estudios más recientes se centran en los asteroides primitivos, aquellos que están en la parte más externa del cinturón de asteroides.

"Son objetos que contienen un material muy primitivo y modificado desde que se formaron en las primeras etapas del sistema solar. Pueden contener agua o incluida en silicatos, materiales orgánicos... son objetos que probablemente han provisto a la tierra de una buena cantidad del agua que tenemos en los océanos y el material que genera la vida".

El grupo además está involucrado en las misiones científicas de la NASA, Osiris-Rex; y de ESA MarcoPolo-R,para estudiar el material de estos asteroides primitivos in situ, e incluso traer muestras a la tierra.

Enlaces recomendados: Premios Cine