Investigadores españoles consiguen marcar a una orca en el Estrecho

El trabajo, financiado por Loro Parque, es fundamental para proteger a estos cetáceos

22.08.2013 | 12:47
Investigadores españoles consiguen marcar a una orca en el Estrecho
Investigadores españoles consiguen marcar a una orca en el Estrecho

Un grupo de investigadores españoles ha logrado marcar y seguir mediante satélite a una orca en el Estrecho de Gibraltar, un trabajo fundamental para poder acotar el espacio donde comen y se reproducen, y así establecer una zona de protección de estos cetáceos.

Se trata de la primera vez que se logra marcar a una orca en el Estrecho, según informó Javier Almunia, director adjunto de Loro Parque Fundación, institución que financia este proyecto impulsado por la plataforma de investigación Circe (Conservación, Información y Estudio sobre cetáceos) y en el que también participa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a través de la Estación Biológica de Doñana.

Una vez marcada, los investigadores realizaron un exhaustivo seguimiento de la orca durante tres semanas para, finalmente, averiguar que el área donde se encuentran estos animales se sitúa entre Punta Carnero en Algeciras hasta Cabo Trafalgar en Barbate.

El posterior rastreo mediante satélite de este cetáceo –que viaja acompañado de al menos otras diez orcas– pone de relevancia que la zona a proteger prevista por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino coincide con la que señala la marca que lleva la orca, subrayó el presidente de Circe, Renaud de Stephanis. Esta marca, una especie de dardo de titanio que pesa unos 70 gramos, se acopla a la ballena justo debajo de la aleta dorsal con un dardo, sin causarle problemas de salud, y ofrece a los científicos posiciones del animal cada tres horas, lo que les permite hacer un seguimiento casi a tiempo real del animal. "Si se tiene en cuenta el estado crítico en el que está la especie en este área, este seguimiento es clave de cara a poder declarar zonas de protección en el Estrecho", aseveró el presidente de Circe.

La marca se queda durante unos 6 meses, ya que el animal la expulsa de forma natural y la herida cicatriza, explicó el director adjunto de Loro Parque Fundación, Javier Almunia, quien destacó que no supone una gran molestia y, sin embargo, ofrece una gran cantidad de información.

El ejemplar que siguen los científicos no está relacionado con el grupo de orcas que para alimentarse depende de las pesquerías de atún de la zona, sino que corresponde al grupo que se alimenta también de otros pescados y se sitúa en la zona más central del Estrecho, grupo del que se disponía de menos información.

Las orcas en el Estrecho están asociadas a la entrada de atún rojo, que tiene una ruta migratoria que viene desde el centro del Atlántico, entra en el Mediterráneo –donde desova– y vuelve a salir por el Estrecho. Por lo tanto, señala el investigador, el Estrecho es estratégicamente el lugar de entrada y salida de los atunes y un lugar idóneo para cazarlos.

El objetivo del estudio, insiste, es poder marcar a una orca para ver qué ocurre después de la época en la que están asociadas al atún en la entrada del Estrecho.

De esta manera, se podrá conocer también cómo afecta la disminución de atún rojo en la zona y hacia dónde se mueven para conseguir alimento y reproducirse.

Asimismo, se sabrá la temperatura del agua y la profundidad de las inmersiones que realicen los animales, información que permitirá prever lo que comen en las profundidades marinas del Estrecho de Gibraltar.

Enlaces recomendados: Premios Cine