Canarias registra 18 ahogados en 2013

Cruz Roja señala como puntos negros de Tenerife a Almáciga y el Puertito de Güímar

21.08.2013 | 11:57

Hacer caso omiso de las banderas es una de las principales causas

Un total de 18 personas han fallecido ahogadas en las costas de Canarias en lo que va de año. El Archipiélago es una de las comunidades donde más se registran este tipo de accidentes mortales. En concreto las Islas son la segunda región de España donde se han registrado más ahogamientos en 2013, solo por detrás de Andalucía. En todo el país el número de muertes asciende ya a 115 personas desde que se inició el año.

Sin embargo, el responsable provincial de salvamento marítimo de Cruz Roja, Oliver Castro, considera que "no está siendo un verano negro" en las Islas. "Aunque las cifras nacionales sean feas, el verano esta siendo relativamente tranquilo", afirma. Si lo comparamos con periodos estivales anteriores, "los rescates en playas peligrosas se van a mantener en la misma tendencia y en las demás serán similares a años anteriores", aunque señala que son datos avanzados, ya que todavía no se saben los datos exactos de todo el verano.

Por su parte, la directora general de Salud Pública del Ministerio de Sanidad, Mercedes Vinuesa, pide a los bañistas que hagan caso de las recomendaciones de los socorristas y de las señalizaciones que delimitan las zonas habilitadas para el baño. "En estos momentos es esencial que recordemos las medidas de seguridad para que el agua sea un elemento de disfrute y no un problema", subrayó.

"El principal problema, que se ha acentuado durante estas últimas semanas, es la falta de concienciación con las banderas", afirma. Castro mantiene que muchos usuarios de las playas desconocen o no respetan la señalización, "sobre todo por un exceso de confianza". Bajo su punto de vista se debe impulsar el conocimiento de los niveles de riesgo que implican cada color en estas señales. "Por ejemplo, una bandera amarilla avisa de un riesgo para el baño, pero no siempre es debido al estado del mar, puede ser por vertidos, contaminación o por las corrientes", explica, "sin embargo, la bandera roja significa siempre playa cerrada", sentencia.

El pasado fin de semana, con una situación en el mar nada halagüeña, los servicios de salvamento marítimo de Cruz Roja realizaron más de 15 rescates, "no son patologías sanitarias, pero ponen en riesgo la vida de los socorristas", lamenta.

Otro aspecto que incide en el alto nivel en el número de ahogamientos en Canarias es la falta de vigilancia de los menores. "En las playas registramos un alto número de incidencias por niños extraviados", argumenta el responsable de Cruz Roja. "Es debido también a un exceso de confianza de los padres, piensan que los tienen vigilados, pero en un segundo pueden perderse y entrar al agua solos ocasionando alguna incidencia", añade.

También entrañan peligro los diversos artefactos flotantes que se utilizan en el medio acuático. "Muchas veces el viento arrastra a los bañistas lejos de la costa y tenemos que intervenir", explica Castro.

Un mayor conocimiento del medio marino y sobre todo de la señalización de las playas sería una buena fórmula para reducir los accidentes acuáticos en las playas del Archipiélago. "En otras comunidades como Cataluña se está empezando a sancionar a quienes entren en el mar con bandera roja, para que los ciudadanos tomen más conciencia de que están poniendo en peligro no solo su vida, si no también la de quienes van a intentar salvarlo", argumenta Castro.

En cuanto a los puntos negros de Tenerife, Oliver Castro señala sin dudarlo en primer lugar, Almáciga, en Anaga y en segundo el Puertito de Güímar. "Almáciga es la más fuerte porque es una playa con el mar muy inestable y fuertes corrientes, donde se suele practicar surf; la costa de Güímar, aunque parece una zona tranquila, es un lugar donde las mareas este año están siendo bastante fuertes y hemos tenido que intervenir en varias ocasiones", matiza.

En cuanto a otros tipo de atenciones dejando a un lado las emergencias en el mar, el responsable provincial señala que los ataques de medusas y las emergencias por exposiciones solares prolongadas y golpes de calor son las más comunes. "Este año no ha sido un verano de medusas, que son una de las principales causas de atenciones en las playas, por lo que se han reducido bastante", expone.

Los extranjeros suelen ser los que más se ponen en peligro, según manifiesta el responsable provincial de Cruz Roja, "aunque es algo que depende mucho del tipo de playa". Sin embargo, Castro coincide en que la adolescencia no entiende de nacionalidades y es "la peor edad para respetar las normas". Otro grupo que suele ponerse en peligro de forma más habitual son los usuarios asiduos a una zona de baño, "porque tienen un exceso de confianza y creen que conocen a la perfección el medio".

Enlaces recomendados: Premios Cine