El coraje de iniciar una nueva aventura

Una emprendedora isleña con discapacidad pone en marcha una empresa de eventos

11.08.2013 | 02:00
El coraje de iniciar una nueva aventura
El coraje de iniciar una nueva aventura

Si iniciar una nueva aventura empresarial nunca ha sido fácil, contar con otras dificultades, como una discapacidad, puede echar atrás al más valiente. Sin embargo, Carmen Hernández, que padece una discapacidad física a raíz de unas secuelas que sufre tras padecer cáncer, no se lo pensó dos veces para en 2011 poner en marcha una empresa de eventos y alojamiento rural.

"Muchas veces, tras haber padecido una enfermedad, las personas se fortalecen y tienen el coraje para emprender nuevas aventuras", comenta Carmen Hernández. A pesar de que confiesa que no es el momento idóneo para iniciar una empresa dedicada a exclusivamente a la organización de eventos, "porque esta actividad ha retrocedido mucho a causa de la crisis", complementándola con el turismo rural en invierno "que es cuando más baja la demanda", han resistido.

La Finca Natura Canaria, ubicada en la zona de Fontanales en Gran Canaria, ofrece en sus 28.000 metros cuadrados un espacio para disfrutar de la naturaleza unos días o vivir una experiencia en algunos de los talleres que se organizan en ella. "Soy psicopedagoga, así que en la finca organizo cursos tanto para niños y adolescentes como para personas mayores, orientados a varias cosas, como la mejora de la autoestima o la memoria", explica. La finca también está disponible para la celebración de eventos.

Esta canaria ha contado con la ayuda de la Fundación ONCE para poner en marcha su negocio. "Primero contrataron a una empresa para hacer un estudio de viabilidad del negocio", expone Hernández. El estudio determinó que en unos cuantos años, cuando esta tempestad económica acabe, algo de lo que Carmen se muestra convencida, la empresa podrá dar beneficios. Ella cree firmemente que las épocas de recesión económica son el momento adecuado para "formarse, adquirir todo el material necesario, hacer obras y estar preparado para cuando la cosa mejore".

La Fundación ONCE también le dio una subvención que ha utilizado para la compra de materiales y equipamiento y para la promoción de la finca en portales de Internet.

Esta emprendedora recomienda a todas aquellas personas con discapacidad que fomenten el autoempleo "es una buena manera de tener un trabajo, porque ahora como están las cosas es muy difícil trabajar por tu cuenta". Carmen Hernández ve muchas cosas positivas en el emprendimiento, "quizás una de las más importantes para una persona con discapacidad es la independencia económica". Desde su punto de vista, en los últimos años ha aumentado el número de emprendedores con discapacidad, algo que considera que es "muy positivo", ya que es una forma de "normalizar determinadas circunstancias de la vida y es también una manera de autorrealización personal".

Esta emprendedora destaca que su condición de persona con discapacidad no le ha supuesto "ninguna dificultad" para desarrollarse profesionalmente e, incluso, puntualiza que le ha dado más fuerza para luchar frente a la adversidad, afrontar problemas y conseguir los objetivos que se ha propuesto.

Enlaces recomendados: Premios Cine