Canarias debe crecer casi al doble de lo previsto para mantener la sanidad

Un estudio del BBVA revela que la Comunidad Autónoma es una de las menos eficientes por su elevado gasto en servicios hospitalarios y especializados

06.08.2013 | 02:00

Si se cumplen las previsiones de crecimiento económico hechas públicas recientemente por el Fondo Monetario Internacional (FMI), –que sostienen que España crecerá un 0,7% en 2014–, la sanidad pública de Canarias no estaría garantizada, como las de otras comunidades autónomas. Según un estudio elaborado por la Fundación BBVA, dirigido por el profesor de la Universidad de Murcia José María Abellán, España necesitaría crecer a un 1,4% anual entre 2013 y 2016 para garantizar la sostenibilidad del sistema sanitario Español.

En el caso de Canarias, el estudio afirma que la comunidad necesitaría como mínimo que su economía creciera el 1,2% para que la sanidad en el Archipiélago fuera sostenible. El informe tiene en cuenta en cada caso el gasto total que hace cada región. Las Islas destinaron en 2010 un 7,1% de su PIB.

Canarias es una de las cinco comunidades en las que menos ha crecido el gasto sanitario, –junto a Galicia, Cantabria, Comunidad de Madrid y Andalucía–, y se mantiene por debajo del 4,4%, que es el crecimiento medio nacional que estima el estudio. Canarias ha incrementado, entre 2002 y 2010, 486 euros el gasto sanitario público por habitante, pasando de 860 a 1.346.

El análisis revela que tanto en términos del PIB como si se observa el gasto por habitante, hay una "notable dispersión" entre comunidades autónomas. En el primer caso, las regiones que presentan un mayor gasto son las que tienen un menor nivel de desarrollo, debido a que su PIB es inferior.

Esfuerzo

Fuentes de la Consejería de Sanidad afirman que los pocos datos que aporta el informe no son suficientes para poder aportar una conclusión certera. Pero sostienen que el Gobierno de Canarias realiza un gran esfuerzo en este área, dedicando el 40,28% del presupuesto total de la Comunidad autónoma al gasto sanitario, unos datos que avalan el interés del Ejecutivo regional en los servicios públicos del Archipiélago. Un interés que se mantendrá inalterable siempre y cuando el Gobierno estatal no ahogue más a Canarias, manifiestan.

En cuanto al resto de las autonomías otras tres mantendrían un ritmo de crecimiento próximo a la media nacional, –Castilla y León, Principado de Asturias y La Rioja–. Mientras que en las restantes –la Comunidad Foral de Navarra, Cataluña, Aragón, Extremadura, País Vasco, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Murcia y las Islas Baleares– el gasto sanitario crecería por encima de la media.
Por otro lado, el estudio también determina que Canarias se encuentra entre las regiones en las que el sistema de salud es menos eficiente. Esto viene determinado por el elevado gasto que la región realiza en servicios hospitalarios y especializados, –800 euros por persona en 2010–, frente al reducido gasto que realiza en servicios primarios de salud, –182 euros por habitante–.

Canarias es la quinta autonomía que menos gastó en 2010 en servicios básicos de salud, por detrás de Madrid, la Comunidad Valenciana, Galicia y Cantabria. Sin embargo, fue la sexta que más gastó en Servicios Hospitalarios y Especializados.

Según los expertos que han elaborado el informe, el gasto en servicios de atención primaria está más relacionado con la prevención de enfermedades, lo que ayudaría a reducir el gasto en otras partidas. Por esto sostienen que una de las estrategias para mejorar la calidad y sostenibilidad de los sistemas sanitarios públicos pasa por potenciar los servicios primarios de salud.

A nivel nacional los servicios hospitalarios y especializados representan el 57% del gasto sanitario, frente al 15% de los servicios primarios. Según los autores del estudio, estos resultados muestran la "ineludible necesidad" de implementar reformas encaminadas a aumentar la eficiencia del sistema sanitario público y que redunden, en último término, en un menor crecimiento del gasto.
Añaden que resulta "imprescindible" que las reformas que se pongan en marcha tengan en cuenta los elementos transitorios presentes en los problemas de sostenibilidad de la Sanidad pública, debidos a la actual crisis económica.

Las reformas deben ir encaminadas a mejorar la eficiencia del sistema sin que, según las esti maciones realizadas en el estudio, sea necesario que se modifiquen los elementos sustanciales que definen el sistema público español.

Según los datos del estudio de la Fundación BBVA, España gasta en asistencia sanitaria pública aproximadamente lo que le corresponde dado su nivel de prosperidad económica.

Enlaces recomendados: Premios Cine