La ONCE critica que la competencia desleal le resta 12 millones en las Islas

La organización exige al Gobierno que erradique el juego ilegal

02.08.2013 | 00:03
El delegado de la ONCE en Canarias, José Antonio López, y el presidente del Consejo, Francisco Hernández.
El delegado de la ONCE en Canarias, José Antonio López, y el presidente del Consejo, Francisco Hernández.

El delegado territorial de la Organización Nacional de Ciegos (ONCE) en Canarias, José Antonio López, reclamó ayer al Gobierno del Archipiélago actuar contra "la competencia desleal del juego ilegal" que según dijo hacen organizaciones que emplean discapacitados y que llegan a recaudar 12 millones de euros anuales en las Islas.
"Ése es un problema que, lamentablemente, no abordan ni el Gobierno central ni tampoco el autonómico", pese a que ambos, en la medida de que cada uno posee su propia ley de juego, deberían intervenir para detener las actividades de unas organizaciones que hacen sorteos aunque carecen de autorización legal para ello y perjudican a la ONCE, aseguró su delegado en el Archipiélago.
Puesto que la existencia de ese "juego que no está autorizado" supone "un problema para los fines sociales" que se financian con los ingresos de la Organización Nacional de Ciegos dijo al presentar los datos estatales y regionales de su memoria anual de 2012 José Antonio López.
Y ha insistido en que tanto el Gobierno estatal como el regional "deberían actuar en esa materia y erradicar el juego ilegal", que conlleva "la utilización de las personas con discapacidad para fines lucrativos en materia de juego".
Un "juego ilegal que varias organizaciones practican con trabajadores en la calle, que los conocemos y los vemos todos en la calle, que no están dados de alta en la Seguridad Social, que, por lo tanto, no cotizan, y que, por lo tanto, están en una situación, yo diría, que de clara explotación", sentenció.
El directivo de la ONCE reiteró sus demandas de actuar frente a dichas organizaciones, de las que no ha dado nombres, con el argumento, además, de que "no hay ningún tipo de seguimiento por parte de ningún estamento público" de sus negocios, pese a que recaudan al año en toda España una media de 90 millones de euros, 12 de ellos en Canarias, según sus cálculos.
López dijo que esa competencia desleal es solo uno de los factores que han perjudicado a la ONCE en el contexto de crisis que se ha vivido el año pasado, en el que ha destacado que los ingresos por ventas de su organización han retrocedido en todo el país respecto a 2011 un 2,2%, hasta situarse en 1.913,42 millones de euros. A ese retroceso han contribuido, según ha destacado, el hecho de que el Gobierno español concediera licencias a nuevos operadores para entrar al mercado del juego del país, en el que ha afirmado que existe "una competencia muy feroz", y la decisión del Ejecutivo de, al tiempo, incrementar los impuestos que aplica a los sorteos de la ONCE.
En Canarias se repartieron 41.986.290 euros en premios, que se convierten también en un apoyo a la población en estos tiempos de crisis.
Inversión social
Con estos datos, la ONCE pudo destinar un total de 3.700.000 euros a inversión social en Canarias para afianzar la inclusión de las personas con discapacidad a través de la educación, el empleo, la rehabilitación, la tecnología accesible, la eliminación de barreras y la solidaridad. En el conjunto del territorio estatal, en 2012 creció un 10% el número de personas ciegas que recibieron atención específica de los servicios sociales de la Organización, en parte por el crecimiento del número de afiliados a la ONCE, hasta los 71.295 en total, de los que 3.601 pertenecen a Canarias.
Se mantuvo la apuesta por la educación y la formación como vía hacia el empleo de calidad, como lo demuestra que se da apoyo a 7.500 niños y jóvenes con discapacidad visual, de los que 800 están en la universidad, 45 de ellos en la Comunidad Autónoma de Canarias, en una apuesta hacia la excelencia de la educación inclusiva, que se pone de manifiesto en las estadísticas: mientras el abandono escolar al final de la ESO afecta a cerca del 30% de los escolares, en el caso de quienes tienen discapacidad visual, este dato se sitúa en un 9%, tres veces menos, un ejemplo del éxito de la educación inclusiva. En el Archipiélago se atiende a más de 320 niños ciegos desde su más temprana edad hasta la universidad, además de Formación Profesional y otro tipo de estudios reglados.
La ONCE y su Fundación siguieron con el impulso al empleo de calidad y generaron 4.122 puestos de trabajo para personas con discapacidad en 2012, a pesar de la crisis y la situación económica adversa, de los que 182 se ubican en Canarias.

Enlaces recomendados: Premios Cine