09 de mayo de 2018
09.05.2018

Un nuevo hogar tras 19 años en una cueva

Manuel, una de los beneficiarios del ´Housing First´ para personas sin hogar, cuenta que está contento y "más cómodo"

09.05.2018 | 19:27
El salón del piso de Santa María del Mar alquilado a Manuel.

Se ha prestado a mostrar su nuevo hogar, con la condición de que a él ningún medio de comunicación lo "grabe". Se llama Manuel y es uno de los beneficiarios en Santa Cruz del innovador proyecto Housing First, iniciado en Estados Unidos y Canadá, cuyo objetivo es sacar de la calle a personas sin hogar en situación de máxima vulnerabilidad.

En el caso de la capital chicharrera, se ofrecen diez pisos de alquiler, situados cada uno en un punto diferente de la ciudad. Los ciudadanos sin techo seleccionados se convierten en un inquilino más y tienen que aportar el 30% de los ingresos con los que cuenten. Del resto se encarga el Ayuntamiento. Manuel es una de las diez personas elegidas para ocupar estas viviendas.

Hasta hace dos meses, y durante 19 años, Manuel dormía en una cueva, en el asentamiento de Los Pocitos. Fue seleccionado por el IMAS (Instituto Municipal de Atención Social) del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para formar parte del programa Housing First. No fue fácil convencerle, según explican fuentes municipales, pero, finalmente, Manuel aceptó esta nueva oportunidad en su vida.

Tiene 58 años, se ha casado dos veces y es padre de cuatro hijos, con los que ha empezado a recuperar su relación. Ahora ya tiene un hogar al que pueden ir a visitarlo, en el que ha colocado varias fotos con su familia. El piso se encuentra en Santa María del Mar, en el Distrito Suroeste.

Aunque en un principio se muestra reacio a hablar con los medios de comunicación, a medida que avanza la visita realizada ayer por la primera teniente de alcalde, Zaida González, y del edil de Atención Social, Óscar García, ambos del PP, Manuel empieza a sentirse más tranquilo y cuenta que está contento y "más cómodo" en su nueva casa.

También señala que se lleva bien con sus vecinos y dice que, aunque echa de menos "algunas cosas de su anterior vida", ahora está "bastante mejor". Muestra con cariño a los animales que comparten el hogar con él, un pájaro, dos hurones, y una perrita. Esta última, a la que llama Perra, permanece a su lado desde hace más de seis años. "Le pongo música y bailamos juntos", bromea Manuel.

El delegado de Provivienda en Canarias y coordinador del proyecto, Fernando Rodríguez, señala que "la vida de Manuel ha cambiado de forma radical desde que tiene un techo". "Ha empezado a cuidarse y a recibir atención médica", añade. En su caso, no contaba con ningún ingreso, por lo que "se le está tramitando la Prestación Canaria de Inserción, con la que contribuirá al alquiler del piso", dice Rodríguez.

Avelino, de 61 años; Antonia, de 41; Rosario, de 54; y Gabriel, de 47, también se encuentran entre las personas que dejarán las calles de Santa Cruz para empezar una nueva vida bajo un techo y como un inquilino y vecino más del barrio en el que se encuentren sus casas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine