16 de abril de 2018
16.04.2018
Entrevista | Antonio Socas

"Los de seguridad nos acompañaban hasta para ir al baño; esto no puede ser"

"El problema principal de las comparsas es todo el papeleo que se pide para inscribirse en el Carnaval; la gente está muy cansada", afirma el presidente de la comparsa Río Orinoco

16.04.2018 | 04:00
Antonio Socas.
Antonio Socas

"Río Orinoco es un grupo 'amateur' y me niego a que sea profesional. Cada uno tiene su dedicación"

Presidente de la comparsa Río Orinoco

 

 

Antonio Socas es presidente de la comparsa Río Orinoco. Entró en el mundo del Carnaval por casualidad: Un traslado en su puesto de trabajo desde su Icod de Los Vinos natal, municipio en el que también disfrutaba de los Carnavales pero lo hacía detrás de una mascarita, hizo que conociera a José Gregorio Méndez Alberto, conocido como El Chamo. "El día del concurso fui a ayudarlo y, al segundo año, por el fallecimiento de José Gregorio, me quedé con la presidencia del colectivo. De eso hace ya diez años", cuenta en esta entrevista.

¿Por qué no aparecen nuevos proyectos de comparsas?

Si yo tuviese que arrancar de nuevo, también me lo pensaría. Primero porque en las bases hay un límite de comparsas, un cupo máximo de diez agrupaciones, pero con la ausencia de Brasileiros queda una plaza libre pero esto no es como antes que creabas un grupo del Carnaval y para adelante, ahora hay que solventar mucha burocracia. La gente está muy cansada, cuesta mucho conseguir componentes. Creo que el problema principal es todo el papeleo que se pide a una comparsa para comenzar su andadura en el Carnaval. En el caso de las murgas es más sencillo. En las comparsas, entre el doble vestuario, el local de ensayo...

¿Las comparsas se han olvidado de su carácter amateur y se han convertido en profesionales?

(Se echa a reír) Cada uno con su estilo, lo puedo compartir o no. Yo siempre digo que mi comparsa es un grupo sin ánimo de lucro. Cada vez vemos más profesionales encima del escenario del concurso de comparsas. Río Orinoco es un grupo amateur, me niego a que sea profesional. Cada uno tiene su dedicación. Yo me dedico a vender cocinas. La comparsa para mí es una afición. No tengo a nadie profesional en la comparsa. El coreógrafo y diseñador, Daniel Baute, trabaja en un estanco; Juanito vende bombonas... Son profesionales en lo suyo, pero no se dedican exclusivamente al mundo del Carnaval, concretamente de la comparsa.

¿Por qué cree que las comparsas premiadas son siempre las mismas?

Será porque lo hacen bien y cada año se superan y lo hacen mejor. También puede depender del nivel económico de cada grupo, ya que el vestuario no se puede pagar con la contratación que nos da el Organismo Autónomo de Fiestas. Y el repertorio varía, según la calidad de los músicos o la parranda que se tenga, pero es verdad que casi siempre el abanico de premiadas no varía. A mí Río Orinoco este año me costó sacarla adelante más de 25.000 euros.

Río Orinoco truncó su progresión de estos últimos años y se quedó fuera de los premios. ¿A qué fue debido?

¿Que este año fuimos peores? No, en mi humilde opinión. Lo que le pasó a Río Orinoco este año tuvo que ver con varios factores. Fue un año muy complicado para la gente. El mayor escollo ha sido el local de ensayo. Aún así tuvimos la suerte de contar con el apoyo del Ayuntamiento de La Laguna, la Asociación de San Bartolomé de Geneto y Jocu La Cuesta. Nos prestaban locales. Yo no puedo estar pendiente de que un partido de fútbol acabe más tarde y suspender el ensayo o cambiar continuamente los horarios para acoplarnos a las actividades de las asociaciones. Porque nosotros tenemos un local, pero de trabajo. Allí no puede ensayar el cuerpo de baile porque no cabe. Este hecho quitó muchas ganas de colaborar. Nos veíamos desangelados.

¿En qué debería cambiar Río Orinoco?

Río Orinoco no tiene que cambiar nada. En los últimos años, desde que empezó Daniel Baute, hemos sido una comparsa innovadora y pionera en muchas cosas sin romper la esencia de lo que es una comparsa. Arriesgamos e incluimos en el espectáculo el lenguaje de signos, el bodypainting... Muchas cosas nuevas. Años gustará menos y años gustará más, pero creo que Río Orinoco en sí no tiene que cambiar de estilo.

¿El doble set de sonido era el impulso que necesita el concurso de comparsas?

Para como se está enfocando el concurso de comparsas sí, porque le dio rapidez. El concurso no se podía prolongar siete u ocho horas como antes, pero esto no es todo.

¿Qué más aspectos hay que cambiar en el concurso?

Esto no tiene que ver nada con el concurso cuando yo empecé, hace diez años. Yo iba a divertirme, íbamos con muchas ganas. El concurso es para la gente pero lo hacemos nosotros. En este último año nos hemos sentido como en una cárcel: para ir al baño teníamos que ir acompañados por miembros de la seguridad, se revisaron las mochilas... Fue un control excesivo. Esto no puede ser. Todo ha cambiado tanto que el concurso es lo que menos me gusta ahora mismo. Tienen que pedirnos opinión para que la gente que hacemos todo esto nos sintamos cómodos. No podemos estar en el Coso desde las dos de la tarde y salir a las siete o las ocho de la noche. Es inhumano, ya que no tenemos ni un lugar donde dejar una chaqueta. Y recuerden que las chicas van en bañador. Pero pasa con otros actos, como la Cabalgata. Deben organizarlos de tal manera que según vayan llegando las guaguas puedan desfilar y así quitar las esperas.

¿Río Orinoco saldrá en 2019?

Proyecto hay para el año que viene pero estamos pendientes de conseguir local, ya que, como hemos anunciado en redes sociales, de eso depende nuestra participación en 2019. Parece que hay buena predisposición. Se han puesto en contacto conmigo para que no me preocupe y me dan dicho que se solucionará. La Laguna quiere que continuemos y eso quiere decir mucho. Hay perspectivas, componentes, ganas e ilusión pero no lo puedo confirmar al cien por cien.

Grupo Mascarada Carnaval

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine