02 de abril de 2018
02.04.2018

El Ayuntamiento de Santa Cruz da luz verde a la demolición suspendida por el Cabildo en Miraflores

El Ayuntamiento de Santa Cruz prevé que en los próximos días se reanude el derribo del número 23 de Puerta Canseco y comience el de los inmuebles 27 y 29 de la misma calle

02.04.2018 | 23:04
Inmuebles situados en los números 23, 27 y 29 de la calle Puerta Canseco, en Miraflores, en Santa Cruz.

El Ayuntamiento de Santa Cruz, a través del área de Urbanismo, ha dado luz verde a la reanudación del derribo del inmueble número 23 de la calle Puerta Canseco, en Miraflores, que fue suspendido por el Cabildo a finales del año pasado provocando un conflicto sobre la protección del patrimonio entre ambas administraciones. Fuentes municipales indican que en los próximos días se retomarán las obras en la citada casa e igualmente comenzará la demolición de los inmuebles 27 y 29 de la misma calle, para los que el Consistorio chicharrero también había otorgado las correspondientes licencias de derribo y de construcción de nuevos edificios de viviendas.

En las casas 27 y 29 de Puerta Canseco, y tal y como lo adelantó La Opinión de Tenerife el pasado jueves 29 de marzo, ya se han iniciado los trabajos previos a la demolición. Con respecto al inmueble situado en el número 23, el derribo, iniciado a finales de 2017, se reanudará en breve, desde que la empresa responsable de la obra lo considere oportuno, tal y como apuntan fuentes municipales. Urbanismo ha confirmado que ya no será necesario esperar a que el Cabildo emita una resolución al respecto, pues la propia consejera de Patrimonio, Josefa Mesa, ha manifestado, tras conocer las conclusiones del informe municipal sobre el valor patrimonial de estos tres inmuebles, que la Corporación insular ya no tiene nada que decir sobre este asunto. Por lo tanto, la demolición de estas tres antiguas casas de Miraflores, que el Cabildo quería proteger, podrá finalmente ejecutarse y la calle Puerta Canseco, según informa el Ayuntamiento, se volverá a abrir al tráfico lo antes posible, una vez quede totalmente garantizada la seguridad en dicha vía.

La polémica por la protección del patrimonio histórico en Santa Cruz comenzó cuando el Cabildo, en diciembre de 2017, decidió suspender la obra de derribo del inmueble número 23 de Puerta Canseco, autorizada por el Ayuntamiento a la empresa Isieve para construir un nuevo edificio de cuatro plantas. La calle tuvo que ser cerrada al tráfico, provocando las quejas de vecinos y comerciantes de la zona. Y es que dicha casa se encuentra en el listado de los 550 inmuebles de la capital que la Corporación insular quiere proteger a pesar de que no se encuentran incluidos en el catálogo municipal. Estalló el enfrentamiento entre ambas administraciones que llegó, incluso, hasta los tribunales.

En una reunión celebrada el 29 de enero, el Cabildo y el Consistorio chicharrero lograron firmar la paz y llegaron a un acuerdo. El Ayuntamiento se comprometió a encargar un informe sobre los valores patrimoniales de la casa cuya demolición había sido suspendida por la Corporación insular y también de aquellas para las que ya Urbanismo había concedido licencias y que se incluyesen en el listado de protección del Cabildo tinerfeño

Por su parte, la Corporación insular se comprometió a acatar las conclusiones del informe. Dicho estudio, elaborado por el Cicop (Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio) y cuyo contenido fue adelantado por este periódico el 26 de marzo, ha concluido que dichos inmuebles carecen de valores patrimoniales según la Ley de Patrimonio Histórico. El Ayuntamiento remitió el informe al Cabildo y le dio un plazo de diez días para que emitiese una resolución al respecto. Sin embargo, la consejera insular de Patrimonio, que sigue defendiendo la protección de estos inmuebles, ha indicado que el Cabildo no emitirá ninguna resolución y que lo que se haga en Miraflores ya solo depende del Ayuntamiento de Santa Cruz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine