20 de marzo de 2018
20.03.2018

Demoler el 'mamotreto' de Añaza, en Santa Cruz, costará casi dos millones de euros

El Ayuntamiento inicia el procedimiento para derribar el hotel abandonado en el litoral desde hace 42 años

21.03.2018 | 02:37
Visita al mamotreto de Añaza
Hotel abandonado de Añaza, en Santa Cruz.

Urbanismo pide colaboración financiera al Gobierno canario y al Estado

El Ayuntamiento de Santa Cruz ha iniciado el procedimiento para demoler el conocido como mamotreto de Añaza, el inacabado hotel que se encuentra desde hace 45 años en el litoral de dicho barrio, en la urbanización Acorán. El Consistorio prevé firmar este mismo año un convenio con la Agencia de Protección del Medio Urbano y Natural (Apmun) del Gobierno canario y con la Dirección General de Costas del Estado, a través del cual estas administraciones cederán las competencias a la capital para poder intervenir en dicho espacio. El coste del derribo se ha calculado en unos 1,8 millones de euros. El Ayuntamiento confía en que dichas administraciones también colaboren en la financiación.

Así lo anunciaron este martes, 20 de marzo, la primera teniente de alcalde, Zaida González, del PP, el concejal de Urbanismo, Carlos Tarife, del PP, y la concejal del Distrito Suroeste, la nacionalista Gladis de León, durante una visita a la citada construcción, durante la cual señalaron que se ha convertido en un objetivo prioritario para el Ayuntamiento eliminar por fin este inmueble del "horizonte de Santa Cruz", para "devolver a la capital la costa que se merece". "El hotel de Añaza es un problema de seguridad y también es un atentado turístico. Podemos decir que este mamotreto tiene los días contados", manifestó la primera teniente de alcalde.

Carlos Tarife explicó que la Gerencia Municipal de Urbanismo trabaja ya en la redacción del convenio que se propondrá a la Apmun y a Costas para la cesión de las competencias al Ayuntamiento en relación a la intervención en este espacio del litoral, "pues este hotel ocupa suelo de las tres administraciones". "Una vez firmado dicho convenio, iniciaremos la redacción del proyecto de demolición y buscaremos la financiación para poder ejecutarlo, pues lo lógico es que dicha obra sea costeada por el propio Consistorio, por el Estado y por el Gobierno de Canarias", añadió el edil.

Este prevé que el convenio y el proyecto estén listos este mismo año. "Nuestra intención es que ya en 2019 podamos derribar el edificio o al menos que, antes de acabar el mandato, esté todo encausado para poder llevar a cabo la demolición lo antes posible", comentó el responsable de la Gerencia Municipal de Urbanismo.

De momento, y hasta que el derribo se convierta en una realidad, el Ayuntamiento invertirá 110.000 euros en establecer diferentes medidas de seguridad "de manera inmediata". En el plazo de un mes, y según indicó la primera teniente de alcalde, se colocarán vallas de cuatro metros alrededor del hotel y diferente señalética, tanto en español como en inglés, en la que se advierta de la peligrosidad que conlleva acceder a este edificio, donde ya perdió la vida un ciudadano. "Queremos instalar un perímetro de seguridad que impida el acceso al hotel y que se resista a los actos vandálicos", apuntó Zaida González.

El Ayuntamiento capitalino ha colocado en numerosas ocasiones vallas y carteles que advertían de "peligro de muerte", pero nada ha sido suficiente, porque estos elementos eran retirados. Por ello, el Consistorio gastará más de 100.000 euros en unas medidas más resistentes.

Por su parte, la concejal del Distrito señaló que el alcalde, el nacionalista José Manuel Bermúdez, "ha insistido en encontrar una solución a este asunto". "El Ayuntamiento de Santa Cruz quiere demoler este edificio y ya estamos en el camino para hacerlo, para lo que también solicitamos la colaboración del resto de administraciones implicadas", añadió Gladis de León.

La construcción del hotel de Añaza se inició en 1973, después de que sus propietarios, de nacionalidad alemana, obtuvieran la licencia del Ayuntamiento de Santa Cruz. En aquel entonces, los planes especiales turísticos permitían este tipo de construcciones en el litoral. En 1975 se paralizaron los trabajos y desde entonces, hace 42 años, permanece este edificio en pie. Está formado por 22 plantas, sobre una superficie de 2.345 metros cuadrados y con una superficie edificada de 40.000 metros cuadrados. La idea era que contase con 742 habitaciones.

Durante muchos años, el Ayuntamiento de Santa Cruz se dedicó a buscar a los propietarios del hotel para que fueran estos los que se encargaran del mismo, pero fracasó en el intento. En octubre del año pasado caducó la licencia que en su momento se otorgó a los constructores alemanes, por lo que ya la Gerencia Municipal de Urbanismo tenía vía libre para poder intervenir de manera subsidiaria y tomar una decisión. El Consistorio encargó a una empresa que calculara el coste de la demolición. Este se conoció hace unas semanas, el cual asciende a casi dos millones de euros, y el concejal de Urbanismo empezó a mantener reuniones con la Apmun.

El Ayuntamiento ha decidido demolerlo, pero primero tendrá que firmar un convenio con el Gobierno canario y el Estado, y buscar la financiación necesaria para hacerlo. "Ahora sí estamos más cerca", aseguró el edil de Urbanismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine