14 de enero de 2018
14.01.2018
Carnaval Concurso de murgas adultas

Industria murguera

Los grupos más reconocibles del concurso venden incluso más de mil suéteres cada año

18.01.2018 | 17:08

Camisetas, llaveros, toallas, por supuesto libretos, discos y el producto estrella por excelencia: el suéter. Todas las murgas -sin excepción- comercializan desde hace años sus productos oficiales y son las más grandes, con diferencia, las que logran un mayor éxito de recaudación y ventas.

Tinguaro Méndez, excomponente de Bambones, cree que fue "allá por 2000 o 2001 cuando se produjo el primer boom". Según cuenta, todo empezó "como un proyecto de autofinanciación, una forma de buscar ayudas" que sustituyesen a las que se pedían a empresas y casas comerciales.

"Fue entonces cuando se comenzaron a serigrafiar camisetas y suéteres en un ámbito donde creo que Bambones fue pionera. Los primeros destinatarios de las prendas eran los propios componentes y familiares, pero la sorpresa es que la aceptación, sobre todo en las sudaderas, fue extraordinaria. Así empezamos a sufragar no solo los gastos que suponía la compra del textil, sino que hasta obtuvimos algún beneficio", recuerda.

En cuanto a los diseños, los de El Cardonal comenzaron con algunos "muy sencillos" y luego los fueron mejorando con el paso de los años. "Vas buscando que el suéter sea cada vez más cómodo y vistoso, que guste... y lo más curioso son las peticiones que recibes. No solo desde todas las islas, sino hasta en el extranjero", cuenta Tinguaro, quien durante algunos años se dedicó a canalizar las ventas fuera de España por correo electrónico y a través de las redes sociales, donde Bambones tiene una auténtica legión de seguidores.

Diablos Locos, otra de las murgas grandes, suele vender "sobre todo a familiares de componentes y conocidos, pero también a los aficionados", apunta Tomy Carvajal. "Empezamos por pedir una por componente, pero es que ahora la demanda es altísima", añade, sorprendido por las numerosas peticiones que reciben por Twitter o Facebook. "El diseño lo conformamos nosotros mismos; un componente hace varias propuestas y luego votamos cuál es la más oportuna para cada año", dice.

Desde Trapaseros, la fiebre de los suéteres les ha permitido vender hasta 600 por Carnaval. Luciano García, a cargo del diseño para este año junto a Jero Lorenzo, explica que la sudadera es el producto estelar por antonomasia. "Pero algunos años hasta hicimos mochilas, toallas, camisetas...", apunta. Ocurre en esta murga del Norte que han subido las ventas a la vez que ha crecido la popularidad del grupo. Por idéntico motivo es natural que en Zeta Zetas también se hayan disparado las ventas.

"Es un componente de la murga el que hace el diseño. Buscamos algo diferente para cada año y hemos notado un incremento bastante grande en las peticiones", indica Ruymán, de la murga de La Salud. Este año comercializarán también "unas bragas anti frío con el logotipo del 15 aniversario, la camiseta de la afición y llaveros oficiales" del actual Primero de Interpretación.

Manolo Peña, presidente de la sociedad Mamels, avisa de que tienen en previsión "un par de productos más", pero los que ya están arrasando son las camisetas y suéteres de Mamelones y Mamelucos. El diseño para este año ha gustado muchísimo, hasta el punto de que estas prendas se han vendido todas antes de comenzar el concurso. Curioso fenómeno el de la moda murguera, que mientras los libretos pasan a la historia, los suéteres se venden... como churros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine