Feboda

Casarse está de moda

Las 100 empresas que exponen en el Recinto Ferial de Santa Cruz ofrecen precios especiales

07.10.2017 | 04:00
Feboda abre sus puertas con más de cien empresas
Feboda abre sus puertas con más de cien empresas

Tomar la decisión de casarse sigue estando de moda. Ayer el Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife acogió la inauguración de la decimotercera edición de Feboda, un encuentro en el que durante tres días los visitantes podrán ver toda la oferta existente en la Isla en lo que a bodas y celebraciones se refiere. La feria tendrá pasarela de moda, sala de actividades y exposición fotográfica. Cuenta con la presencia de un centenar de empresas y aproximadamente 140 expositores.

El precio de la entrada es de cuatro euros, aunque se puede adquirir un bono para los tres días de celebración a ocho euros y su horario será de 10:30 a 20:30 horas. Feboda se ha consolidado, después de tantos años, como un evento anual debido a la gran importancia que tiene para el sector. Las parejas que se van a casar en el año 2018 visitarán las instalaciones para ir preparando los detalles de un día tan especial, así como aquellas personas que están pensando en realizar alguna celebración especial. Durante estos días las empresas cierran muchas visitas posteriores e incluso contratos. Además, la mayoría ofrece precios especiales e incluso descuentos si se cierra un acuerdo durante los días que dure la feria.

El presidente del Cabildo, Carlos Alonso, que inauguró la edición, recordó durante su intervención que "el objetivo de todas y cada una de las ferias que realizamos es que este recinto sea un lugar de negocio, un apoyo al emprendedor, al empresario, al sector turístico, hotelero y de celebraciones; un apoyo para la creación de empleo y la actividad económica". Carlos Alonso, quien estuvo acompañado por el vicepresidente económico, Efraín Medina, hizo especial hincapié en que "tenemos que hacer que las cosas ocurran; y yo creo que estamos consiguiendo que el Recinto Ferial sean un elemento clave en la dinamización económica en la isla de Tenerife, con la creación de empleo y de valores positivos a los que se suman, además, las nuevas como el Palacio de Congresos en el que estamos trabajando, que va a añadir más actividad económica".

Por su parte, el también consejero insular de Empleo, Comercio, Industria y Desarrollo Económico, afirmó, un año más, que "estamos en la feria de la ilusión. Desde el Recinto Ferial llevamos muchos meses trabajando para conseguir esta calidad y poder tener la feria de novias y celebraciones más importante que se realiza en Canarias". De igual modo, señaló que "trabajamos en la calidad para que el pueblo de Tenerife vea que aquí hay un sector en franco crecimiento", y agradeció a los empresarios participantes su entrega y dedicación "pues año tras año se superan y van más allá", dijo.

La edición de 2017 mantendrá los precios de los stands del año anterior, por lo tanto, se consolidarán los descuentos especiales que se han aplicado en las tres últimas ediciones. Dado el éxito y la alta calidad en la presentación de los stands del año anterior, se mantendrá el premio al mejor expositor de la feria. De esta manera se pretende que la calidad de los montajes se mantenga.

Ana Rosa González y Roberto de la Rosa llegaron ayer al Recinto Ferial con la esperanza de salir con una idea clara de lo que quieren sea su boda el próximo año. Saben que quieren contraer matrimonio a lo largo de 2018 pero no tienen claro si será una boda religiosa o civil, si prefieren una celebración por todo lo alto o les valdrá con una fiesta íntima. "Yo lo único que quiero es que la gente que vaya se lo pase bien; que haya mucha música, que la comida esté buena y que la fiesta sea hasta el amanecer", bromeó él. Ella, un poco más seria, es consciente de que entre las prioridades está su traje. "Es que nunca he entendido cómo pueden cobrar tanto dinero por un vestido que vas a llevar durante unas horas", valoró.

Al final cada pareja tiene sus propias preferencias que, en la mayoría de las ocasiones, vienen marcadas por el presupuesto que puedan destinar al gran día. Las opciones son tan variadas que al final, aunque no se logre organizar la boda con la que se sueña, sí que puede ser una boda de ensueño.

Detalles

Los detalles cuentan, como en cualquier gran evento: el traje de él, y el vestido de ella; las alianzas, sin olvidar el anillo de compromiso previo; la tarta nupcial, cada vez más en desuso en favor de los postres individuales; la comida, que ya incluye merienda si es una boda por la mañana, o cena si los novios se casan por la tarde; el ramo; la decoración, con centros de mesas, flores, globos y hasta letras con las iniciales de los protagonistas (un artículo cada vez más de moda); las fotos y el vídeo para el recuerdo, sin olvidar con la preboda y la postboda; la luna de miel; los recuerdos que se entregan a los invitados y también las invitaciones que se entregan con al menos tres meses de antelación; la peluquería... Y así, una lista interminable.

Lo más importante es pensar en los novios. Rocío Aparicio, de La Laguna Gran Hotel, apuesta por organizar una boda siempre adaptándose a los gustos de los protagonistas. "Hacemos bodas personalizadas, con asesoramiento en todo lo que necesiten y ofreciéndoles todo lo que pidan", confirmó.

Al final, en cualquier boda, tantos los novios como los invitados quieren irse con un buen sabor de boca y eso solo se consigue que todos están cómodos tanto con el lugar, como con la ceremonia, la comida o la fiesta posterior.

Laura Afonso y Rebeca Martín son dos amigas que ayer solo paseaban. Solo la primera está prometida pero contar con el apoyo de la segunda sirve para aclarar ideas. "Es que todo me gusta y eso no puede ser, porque todo es dinero y el presupuesto es el que es", aseguró Laura.

Ana Isabel Cruz es suegra y madre. " Mi hijo ya se casó pero ahora estoy pendiente de que mi nuera se compre un vestido; va a hacer una boda muy pequeña y quiere un vestido que no sea muy caro así que ha venido aquí a ver si consigue un precio especial", detalló. "Todo es importante, porque todos los detalles cuentan; al final uno se pone a sumar y son un montón de cosas de las que hay que estar pendientes", añadió. Cuando ella se caso, hace décadas, "no había que tener tantas cosas", opinó. Con el paso del tiempo, "como pasa con las comuniones, lo de casarse se ha convertido en un espectáculo que solo es para gastar dinero y más dinero; que se vayan de viaje de novios y disfruten, eso es lo que tienen que hacer", valoró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine