La Corporación adjudica la concesión de dominio público del quiosco La Paz

La adecuación del establecimiento preservará su estética tradicional, pero se prevén mejoras en la pérgola, reposición de paneles, nuevo mobiliario e iluminación led

21.03.2017 | 02:09
La Corporación adjudica la concesión de dominio público del quiosco La Paz

La Junta del Gobierno del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife procedió ayer a adjudicar la concesión administrativa de utilización de dominio público para la explotación comercial del quiosco de la plaza de La Paz, situado en la Rambla de Santa Cruz. Se trata de la adecuación del espacio del quiosco-bar actual, que básicamente preservará su estética tradicional, si bien se prevén algunas actuaciones de mejora tanto del quiosco como de la pérgola. Se plantea, asimismo, la reposición de paneles, nuevo mobiliario de terraza e iluminación led.

El sexto teniente de alcalde y concejal de Infraestructuras, José Alberto Díaz Estébanez, manifestó que "se trata de un paso más en la reapertura de un espacio icónico para nuestras ramblas, que había cesado en su actividad, pero que se sumará en breve a la oferta de ocio de la ciudad".

En este sentido, el concejal agregó que "paralelamente, la Junta de Gobierno ha resuelto declarar la extinción de los derechos del concesionario anterior, con el fin de que el nuevo titular pueda comenzar cuanto antes" con la actividad.

Ya en octubre del año pasado, el Ayuntamiento informaba tras la reunión de la Junta de Gobierno de entonces, que el canon mínimo trimestral previsto para la explotación del quiosco La Paz ascenderá a 3.000 euros, que comenzarán a computarse al día siguiente de la formalización del contrato, y su revisión tendrá lugar a partir del segundo año.

El plazo de duración de la concesión será de diez años, improrrogables, también a contar desde la firma.

La empresa que resulte concesionaria contará con un mes de plazo máximo para la ejecución de las actuaciones de adecuación previstas en el pliego de condiciones técnicas.

Asimismo, en la reunión de la Junta de Gobierno del Consistorio capitalino celebrada ayer se acordó prorrogar el plazo de ejecución de las obras relativas a la concesión de uso privativo para la explotación del quiosco Numancia, que en menos de un mes podrá ser reabierto. En diciembre del pasado año se aprobaba el proyecto para la renovación de este espacio emblemático de la capital, que busca preservar su estructura, estética y reconocida aportación histórica a la ciudad.

La obra mantendrá las molduras de la barra y bajará su altura en la esquina para descubrir las pilastras originales. En el exterior se cambiará la piedra y las viseras metálicas existentes para dar lugar a una barra de mármol blanco. La estructura del quiosco se mantiene sin modificaciones y las marquesinas se realizarán en acero laminado, desplegándose bajo las copas de los árboles con formas onduladas para mimetizarse con los mismos.

El coste total de la obra asciende a 62.000 y correrá por cuenta de la adjudicataria, Ana Rosa Delgado Perdomo. La adjudicataria deberá abonar un canon trimestral de 3.300 euros, es decir, 13.200 euros al año, que comenzarán a devengarse a partir del día siguiente de la finalización del plazo máximo para la realización de las obras.

El plazo de duración de la concesión será de diez años, desde la fecha de la firma del contrato, y con independencia de la fecha de terminación de las obras de acondicionamiento del quiosco. El citado plazo de diez años tendrá carácter improrrogable, por lo que una vez cumplido el mismo cesará el uso privativo del dominio público, y la totalidad de instalaciones, enseres y mejoras revertirán de pleno derecho al Ayuntamiento.

El quiosco de La Paz cerró el 29 de septiembre del pasado año después de que la propietaria, que se jubilaba, y los trabajadores del histórico establecimiento no pudieran llegar a un acuerdo. El cierre de puertas se produjo tras más de 80 años abierto en la Rambla.

Los cinco empleados de este negocio, algunos de los cuales llevaban trabajando en el mismo más de 15 años, se mostraron apesadumbrados y sin saber qué hacer ante el cierre del negocio en el que trabajaban. En las últimas semanas del mes de septiembre las partes intentaron llegar a un acuerdo con alguna empresa para la transmisión del negocio, pues aún faltan cuatro años para finalizar la concesión otorgada por el Ayuntamiento a la dueña que se jubilaba. Sin embargo, dicho acuerdo no fue posible y la propietaria entregó la concesión al Ayuntamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine