21 de enero de 2017
21.01.2017

Santa Cruz estrena piscina

La instalación municipal Acidalio Lorenzo reabre sus puertas tras su remodelación con una competición entre 200 nadadores

22.01.2017 | 04:00
Santa Cruz estrena piscina

Santa Cruz de Tenerife ya cuenta con una auténtica piscina de campeonato. La instalación municipal Acidalio Lorenzo reabrió ya sus puertas después de permanecer cerrada durante casi ocho meses debido a las obras de mejora ejecutadas por más de un millón de euros. Dos centenares de nadadores fueron los encargados de estrenarla en un campeonato que estuvo animado durante la mañana por los rayos del sol a pesar de estar en pleno invierno. Cada uno de ellos se fue colocando en su puesto para participar en esta competición tan especial, ya que supone el inicio de una nueva etapa para este deporte en la capital.

Son muchos los chicharreros que han aprendido a nadar en esta piscina, que este año cumple ni más ni menos que 53 años, y durante todo este tiempo no es de extrañar que de ella hayan salido multitud de profesionales en esta rama. Ya de por sí su propio nombre corresponde al primer entrenador que hubo de la Sección del Real Club Náutico de Tenerife, conocido como 'El Jefe', pero además en este lugar ha crecido, por ejemplo, Alberto Cabrera. El padre del preparador del club Teneteide y Mistral era futbolista, pero también nadador, y aunque a él lo tuvieron que llevar "obligado" a esta piscina para que aprendiera a nadar, nunca más lo ha dejado. Le enseñó Jesús Domínguez, olímpico y estrella de la natación a nivel regional y nacional.

Desde ese momento, en 1972, Alberto Cabrebra no se ha distanciado mucho de la Acidalio Lorenzo, pues en la actualidad acude a ella porque tiene a su cargo a casi una treintena de jóvenes que también sienten ese mismo amor por este deporte minoritario.

Después de casi ocho meses de exilio, yendo de un lado a otro para poder entrenar a su grupo, volvió a ese sitio que forma parte de su vida desde su niñez, el cual ofrece ya hoy unas condiciones "óptimas" para practicar esta actividad. Mientras esperaba a que comenzara la primera jornada de la Liga de Invierno de Tenerife en las categorías Infantil, Junior y Absoluta, valoró de forma positiva la reforma llevada a cabo por el Ayuntamiento.

Con la ampliación de sus dimensiones al disponer de un vaso de 50 metros y 25 metros de ancho y de una pileta convertida en una piscina de 25 metros de ancho con 20 calles, Alberto Cabrera destacó que esas actuaciones ofrecer una imagen a la instalación perfecta. "La apariencia es magnífica; es una piscina de verdad y ya por fin tenemos el rebosadero de playa, que es algo que debería haberse atacado desde antes". La distribución del espacio de pileta en calles de dos metros y medio "es la distancia óptima para poder entrenar y hacer una competición de nivel, que es muy importante también". "Me gustan los banquillos, que son modernos y con un dispositivo que entendemos que es para encastrar la estructura para hacer salidas de tipo americana".

Estas fueron algunas de las valoraciones que realizó el preparador antes de que empezara el campeonato, pero a ellas también sumó una crítica, y es que le gustaría "que la temperatura del agua fuera la adecuada para una competición". "A día de hoy no tenemos la temperatura adecuada para una competición. Está climatizada hasta donde puede la maquinaria, hasta donde da, y realmente hacen falta unos grados más", apuntó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine