16 de enero de 2017
16.01.2017
Perfiles murgueros Carnaval 2017

"La murga forma parte de nuestras vidas y ni se nos pasa por la cabeza dejarla"

El caso de Eduardo y Javier Rodríguez conforma casi una excepción en el concurso de murgas de Santa Cruz, pues ningún otro grupo cuenta con un par de gemelos

24.01.2017 | 15:01
"La murga forma parte de nuestras vidas y ni se nos pasa por la cabeza dejarla"

El caso de Eduardo y Javier Rodríguez (Barranco Hondo, 1994) conforma casi una excepción en el concurso de murgas de Santa Cruz, pues ningún otro grupo cuenta con un par de gemelos, idénticos el uno al otro. "Que yo sepa, no hay más", cuenta el mayor, que nació solo 40 minutos antes que su hermano. De hecho, en el mundo murguero se les conoce por esta condición. "Sí es verdad que mucha gente nos saluda y dice: ahí van los gemelos de Mamelucos". Tan parecidos que hasta al director, Xerach Casanova, les cuesta distinguirlos en muchas ocasiones.

Empezaron en la infantil -a través de la recomendación de sus primas, también gemelas, y de Samuel Brito- y hace dos años dieron el paso de inscribirse en la adulta. "Todo lo que hemos hecho, lo hemos hecho los dos a la vez. No hemos hecho nada diferente el uno al otro", señala Javier. Iniciaron juntos su camino en Mamelones y luego también se reunieron a la par con Manolo Peña, persona clave en la historia de ambos y en su conexión con la sociedad de la Casa del Miedo.

"Recordamos con mucho afecto y cariño la conversación con Manolo. A los dos nos daba mucho respeto entrar en una murga tan grande. Les veíamos como los mayores y decíamos: ¡cómo canta esta gente!", explican. Aquel día, del alma máter de Mamelucos recibieron solo dos indicaciones: compromiso y seriedad. "Intentamos ofrecerlo al cien por cien desde el primer día".

En su primer año no les salió "una buena final", pero el segundo resultó "inmejorable", con primeros premios en Interpretación y Presentación. "La responsabilidad con la que salimos en 2017 es la de siempre. Pero el doblete no se ganaba desde hacía veintipico años", resaltan. "Fue el mérito del trabajo de muchos meses de ensayo y lo celebramos como se merecía", añaden.

"Lo más grande fue ver a la gente entregada al cerrar el tema de los récords. También el momento en que nos dieron el premio. Nos sacamos una espinita y vimos que el trabajo de tanto tiempo se había visto reflejado en el veredicto del jurado", cuentan Eduardo y Javier. "La sensación más especial fue la de haber hecho todo bien encima de las tablas. De hecho, no creo que lo vayamos a vivir de nuevo. A lo mejor ganamos un premio más veces, que como la primera, ninguna. Salimos llorando", completan los gemelos, que sienten Mamelucos como algo propio. "La murga es parte de nuestra vida. No contemplo no estar en la murga. No lo dejaría por el trabajo ni por nada. Ni lo pienso", asegura Eduardo.

Javier subraya que "el ambiente es magnífico" y que esa es la esencia para que todo vaya sobre ruedas. "Somos una familia", exponen los gemelos, que han hecho realidad su sueño de niños: sentirse protagonistas en primera persona del concurso que hace años veían por televisión y disfrutarlo tanto que ya no se ven fuera de él nunca más.

"Hemos llegado para quedarnos". Y lo dicen en plural, porque las decisiones importantes las toman juntos. Tal para cual, como buenos gemelos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine