13 de noviembre de 2016
Humor en el centro de la capital

Los fabricantes de sonrisas

El Festival Internacional Clownbaret celebra su décimo aniversario con varias actuaciones en la Plaza del Príncipe. La organización planea extender las próximas ediciones a varios puntos del centro y llenar las calles de payasos

13.11.2016 | 00:42
Los fabricantes de sonrisas
Los fabricantes de sonrisas

En vaqueros y con una camiseta negra en la que se podía leer "payaso de civil". Así se paseaba ayer por la Plaza del Príncipe Jaume Mateu Bullich o, lo que es lo mismo, el payaso Tortell Poltrona. Este Premio Nacional de Circo 2013 y fundador de la ONG Payasos Sin Fronteras disfrutaba, como uno más, de la mañana programada por el X Festival Internacional Clownbaret (FIC).

"Un payaso es un poeta escénico, un provocador de emociones", explicó sobre su profesión. Ser payaso, vivir de las sonrisas, es para este artista catalán "la profesión más feliz del mundo". Por eso, y después de 44 años de trayectoria profesional, asegura que hay cantera para rato en este país. "Hay mucha gente joven buscando una salida distinta", indicó. Poltrona visita por segundo año consecutivo el festival creado por la compañía Clownbaret y asegura que, poco a poco, el encuentro tinerfeño ha ido ganando en fuerza. "Cada vez se ve más presencia en distintos puntos de la ciudad y esperamos que siga creciendo gracias a todos", dijo.

Mientras, sobre el escenario, Woody y Macarroni hacían las delicias del público presente, que llenó la céntrica plaza capitalina pese a la amenaza velada de la lluvia. Su espectáculo ¡Clównbate!, el más representado de la compañía, llevó a los asistentes a disfrutar, por ejemplo, de una divertida montaña rusa imaginaria.

Pese a lo que pueda parecer, la magia de un escenario sigue siento la mejor manera de embelesar a pequeños y mayores. Nadie se resiste a participar de los sketches de estos dos payasos canarios que, en buena medida, son responsables de que el FIC celebre este año su primera década como fiesta de la risa oficial en la Isla.

Sus travesuras sirvieron, de hecho, para invocar a un sol que se resistía a salir en una atípica mañana de sábado en la capital.

Poco después, cuando Woody se despidió de su público junto a Macarroni y se bajó del escenario, se deshizo de su maquillaje y se convirtió en el director artístico del FIC: Brian Rodríguez Wood. Dio cuenta, entonces, de las sensaciones vividas durante el primer fin de semana de actuaciones callejeras del certamen.

"Estamos muy contentos. Esta mañana nos asustamos un poco con la lluvia pero, por suerte, nos está respetando. La plaza está llena y hay un ambiente estupendo", celebró Rodríguez.

Con algún cambio de agenda frente a las previsiones iniciales, las actuaciones de ayer en la capital tinerfeña dejaron un buen sabor de boca. Por cuestiones de tiempo, la actuaciones del americano Rob Torres se quedaron en Guía de Isora y las que estaban previstas en la capital fueron sustituidas por Oriolo. "Vienen de fuera y para darlo todo al 100% era mejor que se quedaran el Guía de Isora. Es mucha distancia y no queremos que se vea mermada la calidad de su actuación", explicó Rodríguez.

Para los organizadores del FIC, la clave para haber cumplido sus primeros diez años de vida ha estado en la capacidad para mantener un nivel estable en la calidad de las actuaciones. "Creo que hemos conseguido dar a conocer mejor la figura del payaso, que la ciudad de Santa Cruz se relacione con el clown y que la gente disfrute", indicó el director artístico.

Recuperar la imagen real del payaso más allá del que anima las fiestas infantiles y mostrar la amplitud de sus registros son otros de los objetivos de los responsables del FIC. Como sueño de futuro está el de conseguir un certamen más abierto a la ciudad donde los artistas puedan estar presentes en varios puntos, por las calles incluso. "Para eso necesitamos convencer también a los comerciantes porque el espectáculo beneficia a toda la ciudad. Me encantaría llenar Santa Cruz de payasos", añadió.

Mientras Rodríguez contaba sus sueños para el futuro del FIC, sobre el escenario de la Plaza del Príncipe Oriolo mostró sus habilidades como músico, ya fuera una lata de fabada o con un piano de botellas de vino. La magia continuará hoy a partir de las 11:30 horas con un taller de circo en familia, Totó el payaso con El Ring, Jean Philippe Kikolas y Sin Remite. Todo, de nuevo, en la céntrica plaza capitalina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine