Máscara y letra

Las murgas mixtas no funcionan

Son el colectivo con mayor número de componentes del Carnaval y gozan de una salud envidiable

30.10.2016 | 23:27
Las murgas mixtas no funcionan

Las murgas son en estos momentos el colectivo con mayor número de componentes del Carnaval. Gozan de una salud envidiable, ya que, en Santa Cruz llevan más de diez años con un número no inferior a la veintena de grupos.

Esto ha hecho que la época de esplendor de las murgas se haya alargado en el tiempo por la gran afluencia de componentes y seguidores que cada una de las murgas mueve.

Hoy abordamos las murgas mixtas en el Carnaval tinerfeño, ya que, dentro del colectivo murguero, no suelen ser grupos que duren mucho tiempo. La última de las murgas mixtas que desapareció fue Los Rebotados, que llevaban trayendo su crítica desde María Jiménez al concurso de Santa Cruz y con cinco carnavales a sus espaldas. Además, servían de trampolín a las murgas adultas desde la infantil Sofocados. Pero tendrán que buscarse otra murga.

Pero este no ha sido el único intento ya que con anterioridad desapareció Fusionados, proyecto de murga adulta mixta que sólo estuvo presente el año de su debut, 2015, con Carlos Quevedo en la dirección musical y Romén Soriano como director al frente del proyecto. Otra de las murgas mixtas que nos viene a la cabeza es Los Desinquietos, que se atrevieron a dar el salto de murga infantil a adulta, ya que el grueso de la murga cumplía la edad reglamentaria para el concurso infantil. Pero en 2014 desapareció. Estaban dirigidos por Nauzet Campomar, que al igual que decíamos con Fusionados, sólo duró el año de su debut. Pero hubo proyectos, como Singüetis, de Añaza. Se quedó en un intento. Hubo otras murgas mixtas en el Carnaval chicharrero, como fue el caso de Juanveintitreros, que desde 1984 hasta su desaparición, en 2005, fue uno de los pocos grupos mixtos en el Carnaval capitalino que ha tenido una trayectoria larga.

En 1971, sale en Tenerife la primera murga mixta, que se llama Los Criticados, precisamente porque fueron muy criticados por incorporar a mujeres en sus filas. Eran de Igueste de Candelaria. Pero en la década de los setenta también aparecen Los Pilongos, que como dice Ramón Guimerá: "Se trataba de un grupo de tinerfeños, estudiantes en Las Palmas, que planeaban disfrazarse juntos en el Carnaval de 1979 con sus novias y amigas, y entonces decidieron fundar una murga mixta". Durante el primer año, los chicos ensayaron en Las Palmas y las chicas, en Tenerife, para hacerlo juntos cada fin de semana en Igueste.

Y es que la inclusión de la mujer en el mundo de la crítica se ha ido haciendo poco a poco y según la evolución que han tenido, las previsiones colocan a la mujer como el futuro de las murgas adultas, debido a que en la cantera la mayoría son niñas.

www.grupomascarada.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine