La capital cuenta con nueve puestos de castañas hasta el 8 de enero

El Ayuntamiento pone a disposición de los interesados hasta 17 licencias

29.10.2016 | 02:21
La capital cuenta con nueve puestos de castañas hasta el 8 de enero

La llegada del mes de noviembre a Santa Cruz de Tenerife trae consigo la aparición de los tradicionales puestos de castañas, que entrarán en funcionamiento el próximo martes pero cuyas infraestructuras están presentes desde hace días en los rincones habituales de la capital, aventurando la llegada del frío. El Ayuntamiento santacrucero sacó este año 17 licencias y finalmente serán nueve los puestos que se instalen a lo largo de todo el municipio. El año pasado fueron 13 las casetas que ofrecieron castañas durante la temporada de venta.

Las casetas de castañas asadas podrán estar instaladas hasta el próximo 8 de enero en las calles de la capital. Este año el periodo de apertura se ha visto reducido en un mes puesto que, en 2015, los puestos abrieron el 1 de octubre. Después de que el pasado año el número de casetas abiertas aumentara puesto que fueron 13 las que funcionaron. En 2014 fueron una docena de casetas las que se repartieron por la ciudad, tres menos que las que abrieron en 2013.

Las casetas instaladas este año se distribuyen por la Alameda del Duque de Santa Elena; la plaza Weyler; la calle Álvaro Rodríguez López, frente al Centro Comercial Meridiano; la avenida de la Asunción, frente al parque Viera y Clavijo; la Rambla de Santa Cruz, frente a la plaza de Toros; la avenida Príncipes de España, donde habrá dos, uno frente al ambulatorio y otro junto a la parada del tranvía de Hospital la Candelaria; la avenida de Los Majuelos, frente al Mercadona; y en la plaza del Príncipe.

El canon que los titulares de las casetas de castañas deben pagar corresponde a 1,39 euros por metro cuadrado y día de funcionamiento, lo que se traduce en unos 200 euros por cada instalación, que cuenta con un superficie de cuatro metros cuadrados. Se trata del mismo precio que han tenido que pagar los vendedores en los últimos años.

El concejal de Infraestructuras del Ayuntamiento de Santa Cruz, José Alberto Díaz-Estébanez, recuerda que todos estos puestos deben ser desmontables para garantizar las medidas de seguridad adecuadas y no se podrá anclar ningún elemento a la vía pública. Asimismo, el Ayuntamiento exige que la caseta se encuentre debidamente pintada y en perfectas condiciones de limpieza. Además, precisa que los puestos no podrán situarse en los accesos a lugares comerciales o industriales, ni dificultar la vista de escaparates. No obstante, estos puestos podrán solicitar el cambio de ubicación a un lugar próximo por motivos de circulación o por molestias vecinales.

José Alberto Díaz-Estébanez añade que todos aquellos que opten a ser titular de una de estas casetas deben contar con el carnet de manipulador de alimentos y que, habitualmente, suelen contar con un ayudante para sus jornadas de trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine