Un testigo indica que nunca sospechó que las cantidades fuesen inadecuadas

24.10.2016 | 22:29

De los más de 60 testigos que están llamados a declarar en el juicio del caso Las Huertas, ayer, en la primera sesión, solo aportó su testimonio uno de ellos, José Ignacio Hernández Pérez, como socio de la entidad Marterra, a la que también pertenecían su padre, dos de sus hermanos y el propio Mauricio Hayek, uno de los cuatro imputados en dicho procedimiento. Dicha sociedad fue creada para adquirir varias parcelas de la playa de Las Teresitas, en concreto 11, en dos operaciones, una de 9 y otra de 2. El testigo confirmó que el negocio fue propuesto por Mauricio Hayek y aseguró que cuando después se realizó la venta y recibieron los cheques nunca se preguntaron si tales cantidades eran las que realmente les correspondían, porque "había una relación de confianza con Hayek".

Asimismo, Hernández Pérez indicó que su familia tenía la mayoría del porcentaje de las parcelas y que Hayek tendría entre el 30 y el 40%, "aunque no lo recuerdo bien". También declaró, ante las preguntas del fiscal, que nunca le pareció extraño que Marterra no soportara ninguna carga de la Junta de Compensación a pesar de pertenecer en la misma y que nunca apareciese en las tablas de propietarios.

El testigo, propietario también junto con su familia de la empresa Jesuman, comentó que la relación con el asesor jurídico de la Junta de Compensación de Las Teresitas se enfrió con el paso del tiempo porque "después no estuvimos muy conformes con el dinero que habíamos recibido por la venta de nuestras parcelas a Inversiones Las Teresitas por parte de la Junta". "No nos sentimos engañado pero luego nos dimos cuenta de que igual tenían más valor", añadió.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine