El museo del Palmétum logra una de las semillas más grandes del mundo

27.08.2016 | 03:21
El museo del Palmétum logra una de las semillas más grandes del mundo

El Palmétum de Santa Cruz de Tenerife incorporó esta semana a su colección museística una semilla de Lodoicea maldívica, también conocida como coco de mar o doble coco de Seychelles. Este ejemplar, donado desinteresadamente por el italiano Salvatore Cogoni tras una visita a la ciudad, está considerado como una de las semillas más grandes del mundo y se encuentra clasificada como especie en peligro. La semilla fue adquirida por este amante de la botánica en 2008, por lo que ya no es fértil y se ha destinado al museo del Palmétum, que ya cuenta con otras piezas de interés etnográfico y botánico.

La Lodoicea maldívica es una de las palmeras más extraordinarias. Es endémica de las islas Praslin y Curieuse en Seychelles. Su fruto recibe el nombre de nuez de amor, coco fesse o coco de Seychelles. Los frutos maduros miden unos 40 centímetros de diámetro y pueden llegar a pesar entre 15 y 30 kilogramos por lo que contienen la semilla más grande que existe en la botánica mundial. Esta semilla, en forma de nuez y de forma voluptuosa, suele ser objeto de colección desde hace miles de años. La palmera que nace de ellos puede alcanzar más de 30 metros de altura.

Los ejemplares de Lodoicea maldívica tardan 40 años en llegar a su madurez, momento en el que comienzan a dar frutos. Cada uno de ellos puede tardar otros siete años en madurar y, transcurrido este tiempo, y una vez que caen al suelo, dura seis meses en desintegrarse y unos dos años en completar el proceso de germinación.

Los cocos de mar se conocen desde hace miles de años porque llegaban flotando hasta las costas de India, ya incapaces de germinar. Por sus tamaños y llamativas formas, se convertían en objetos de gran valor y, al principio, se creía incluso que procedían de gigantescos árboles que vivían en el fondo del mar. Su interior es comestible y tiene cierto sabor a coco. En China, por ejemplo, son considerados un exquisito afrodisíaco. Las principales poblaciones de Lodoicea maldívica se encuentran dentro de los parques nacionales de Praslin y Curieuse y el comercio de sus frutos está regulado desde 1995.

El Palmétum de Santa Cruz ha recibido, en lo que va de año, a casi 21.000 visitantes, de los que el 70% eran turistas y el 30% restante residentes canarios. Durante el verano, el número de visitantes de ha crecido un 13% respecto al mismo periodo de 2015.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine