Requisadas otra vez potas pescadas de forma ilegal en San Andrés

Agentes de la Guardia Civil se incautan de 72 kilos en el pueblo chicharrero e imponen cuatro denuncias por prácticas ilegales

24.08.2016 | 23:59
Imagen de los 70 kilos de potas requisados por la Policía Local al finales de julio.

El Servicio Marítimo de la Guardia Civil de Santa Cruz de Tenerife impuso esta semana cuatro denuncias por infracciones administrativas en materia de pesca e incautó 72 kilogramos de potas que habían sido capturadas de forma ilegal. La Guardia Civil puso en marcha un dispositivo durante la madrugada del lunes al martes para el seguimiento y vigilancia de infracciones de pesca ilegal de potas en aguas próximas a los puertos de Santa Cruz y San Andrés.

Durante este servicio, se realizaron varias inspecciones, tanto a embarcaciones profesionales como a deportivas, que practican esta modalidad de pesca. Las potas incautadas fueron entregadas a varios centros benéficos para su consumo en cumplimiento de la normativa vigente. La Guardia Civil informó ayer de que este dispositivo fue diseñado debido a la presencia de numerosas embarcaciones que acudían a la zona ante la abundancia de este cefalópodo estos últimos días. Debido a las informaciones que tenían, los agentes llevaron a cabo, durante la última quincena, distintas actividades de recogida de información y de vigilancia. Ese servicio dio como resultado, en lo que va de campaña, la imposición de varias denuncias, tanto por pesca ilegal, como por venta ambulante de pescado sin cumplir la normativa sanitaria.

Sin embargo, esta no ha sido la única ocasión en la que se han incautado potas capturadas de manera ilegal en el barrio de San Andrés, pues ya a finales del pasado mes, los agentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife interceptaron el desembarco de unos 40 kilos de potas (Todarodes sagittatus) en la zona costera próxima al lugar donde se ubica la cofradía de pescadores. Aunque, en aquella ocasión, no pudo identificarse a la embarcación que dejó la mercancía en la costa, sí se sorprendió a dos hombres, de 70 y 78 años, que introducían las potas en el maletero de un vehículo.

Los agentes fueron alertados por un ciudadano que dio el aviso sobrediversos incidentes que se habían producido en los últimos días de julio entre pescadores profesionales y furtivos en este barrio costero. De hecho, según la información y los detalles que fueron facilitados se preveía una riña tumultuaria.

Este fue el motivo por el que se estableció un dispositivo policial conjunto entre la Policía Local, con cuatro patrullas, y el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) con dos dotaciones. Pese a que al final no se produjo dicho conflicto, sí se sorprendió a los receptores de este desembarco de pesca ilegal.

Precisamente fueron los policías locales que estaban apostados en la zona los que observaron la maniobra del desembarco y la carga de los 40 kilos de potas ilegales. Tras incautarse de la mercancía se estableció contacto con una empresa ubicada en la Dársena Pesquera para pesar la mercancía y dejarla en depósito hasta que se determinara su destino. En dicha empresa se realizó la limpieza de las potas y su pesaje correcto, quedando almacenada en una cámara frigorífica.

Como suele ser habitual, una vez comprobadas las óptimas condiciones de esta mercancía, fue cedida a comedores sociales para su consumo. El oportuno informe policial fue remitido a la Dirección General de Pesca del Gobierno de Canarias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine