Los dueños del piso ocupado de forma ilegal por Gara Lima la acusan de mentir

Los letrados de los propietarios aseguran que estos han sido despojados de los recuerdos de su madre, que la casa no estaba abandonada y que la joven fue avisada del desalojo

11.08.2016 | 11:49
Los dueños del piso ocupado de forma ilegal por Gara Lima la acusan de mentir

Los propietarios de la vivienda de Somosierra, en Santa Cruz, de la que fue desalojada el pasado 22 de julio Gara Lima, una madre separada con dos hijas que la había ocupado de manera ilegal "por necesidad", han decidido aclarar la situación para defenderse de las acusaciones realizadas tanto por dicha vecina como por las plataformas ciudadanas que la apoyan, que califican de "falsas". Los que aseguran ser los propietarios legítimos de dicha casa quieren dejar claro que esta ya no es "social" ni "pública", aunque sí lo fue en origen, y que el desalojo no se produjo sin aviso, pues Gara recibió una notificación del auto judicial. Aseguran que el piso no estaba abandonado y mantienen que en ningún caso se prohibió a la joven, de 30 años, que recogiera tantos sus pertenencias como las de sus hijas y las de su pareja.

Sin embargo, tanto Gara como la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, la Plataforma por los Derechos Económicos, Sociales y Culturales (Desc-Canarias), varias asociaciones vecinales y residentes en la zona contaron en una rueda de prensa ofrecida el 28 de julio que el desalojo se produjo sin previo aviso; que la casa es social, gestionada por la Sociedad Benéfica Candelaria; que estaba totalmente abandonada desde hacía bastantes años; que no se permitió que Gara pudiese recoger sus pertenencias y las de sus hijas; y que el procedimiento judicial llevado a cabo es irregular porque "se han violado los derechos de esta ciudadana y de sus niñas". Asimismo, las plataformas aseguran que no está acreditada la compra de la casa por parte de quienes la reclaman, razón por la que han solicitado que se realice una investigación judicial.

Por su parte, los abogados de los reclamantes de este piso explican que la vivienda fue adquirida por la madre de los mismos cuando le ofrecieron la compraventa, hace casi 30 años, pagando en ese momento su precio. "Por razones que no vienen al caso no se documentó notoriamente, lo que no afecta en absoluto a la validez de la compraventa, y lo han hecho sus herederos conforme lo autorizaba la estipulación cuarta de la escritura de compraventa, de fecha de 25 de febrero de 1987, entre la Sociedad Benéfica de Construcción La Candelaria y la madre de dichos ciudadanos ante el notario Marcos Guimerá Peraza", dicen los letrados.

Asimismo, insisten en que no es cierto que la casa estuviera abandonada desde hace años y que fuese destinada a almacén, cosa que tampoco justificaría la toma ilegal de una propiedad privada, algo totalmente acreditado por los autos judiciales. "Lo cierto es que la misma ha sido habitada como domicilio habitual por uno de los propietarios que, como otros muchos españoles, han tenido que marcharse a buscar trabajo fuera de la Isla, dejando su vivienda con todas sus pertenencias en el interior, ropas, muebles, libros y documentación, así como las pertenencias de su madre y, sobre todo, sus recuerdos. Dichas pertenencias ya no se encuentran en su interior o fueron apelotonadas en una de las habitaciones de la vivienda y en la azotea. No es basura como se ha dicho", comentan los letrados.

Estos indican que "de todo ello fueron despojados ilegalmente" los propietarios el 3 de mayo de 2016 "por la denunciada y su pareja, de los que se desconocen sus circunstancias personales, pero que desde luego, atendiendo a sus perfiles en las redes sociales, no se corresponde con lo que han venido reiterando en los medios de comunicación".

Los abogados también quieren dejar claro que la casa no estaba en ruinas, "tal y como se ha afirmado", y reiteran que Gara no fue desalojada sin previo aviso y sin que le dejaran sacar sus pertenencias. Los propietarios del piso "fueron avisados por sus vecinos de toda la vida de la usurpación de la vivienda y por ello, lejos de tomarse la justicia por su mano, interpusieron la correspondiente denuncia ante la Policía, que acudió a la casa e identificó a los ocupantes". Es más, añaden los letrados, "una de ellas se identificó incluso con el nombre y DNI de uno de los dueños, documentación que sin duda se encontraba en el interior de la vivienda, usurpando también su identidad, queriendo aparentar un problema de herencia".

Iniciado el procedimiento penal, cuentan los abogados, se solicitó antes de la citación para juicio una medida cautelar de desalojo. El Juzgado de Instrucción número 5 dictó un auto el 20 de julio ordenando el desalojo de Gara, "ante la contundencia de los indicios racionales de la comisión de delito de usurpación ilegal por la denunciada, carente de todo título que habilite la ocupación de la vivienda, y constando asimismo indicios de que la misma está llevando a cabo el despojo de enseres y documentación familiar".

Los letrados cuentan que el día del desalojo, los propietarios, y "pese a que no tenían obligación legal para ello", dejaron que Gara Lima y su suegra, ayudadas por los agentes de la Policía Nacional, sacaran no solo pertenencias de las menores, sino también suyas y de su pareja". Los propietarios del piso, sin embargo, "no han tenido esa oportunidad, habiendo comprobado una vez que accedieron al interior de su propiedad como han sido despojados de todos sus recuerdos y de las pertenencias de su madre, de gran valor sentimental y material para ellos", añaden los abogados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine