Perfil

Vivir tu tierra desde la distancia

Con tan solo 24 años, el chicharrero Dani Millán reside en Barcelona y viaja por todo el mundo con sus dos pasiones: el patín y la cámara

01.08.2016 | 00:20
Dani Millán en Lanzarote, en su viaje en caravana con el Proyecto Islas Canarias con el que creó el documental Maresía.

Tiene 24 años y es graduado en Cinematografía y Dirección de Fotografía. Dani Millán vive en Barcelona desde hace casi siete años pero su mente nunca se ha separado del todo de la tierra que lo vio nacer: Tenerife y en particular Santa Cruz. Estos días, un pedactio de él se encuentra en la exposición colectiva del Festival Plátano Rock 2016, que se podrá visitar hasta el próximo 26 de agosto. "Tras terminar mis estudios de Bachillerato fui directo a Barcelona. Salí de Tenerife con la excusa de mis estudios, pero lo que realmente quería era cambiar de aires", explica Millán, quien añade que, "aunque me encanta Canarias, creo que no era el momento de estar en el Archipiélago".

El skate es una de las grandes pasiones de Dani Millán, aunque sentencia que "más que mi hobby, supongo que es mi manera de vivir". De este modo, el patín significa para el chicharrero "estar en la calle, viajar y una apertura mental". El joven recuerda que "surgió como un juego de niños y, aunque es cierto que ahora me está dando de comer, nunca lo planeé así". A lo largo de los años, el skate y su pasión por el sector audiovisual se han unido y recuerda que, "exactamente, la primera vez que cogí una cámara fue para grabar a mis amigos patinando". Ahora, que han pasado los años, Millán explica que "solo patino cuando tengo ratos libres y ganas pero muchas veces pienso que no practico este deporte todo lo que me gustaría".

De este modo, cuando era pequeño y comenzó a patinar con sus amigos, tuvo sus primeros contactos con la cámara. "Pasábamos mucho tiempo en la calle y grabábamos todo", recuerda Millán, quien poco a poco fue descubriendo la magia de las imágenes y "vi que la grabación tenía otras utilidades fuera del patín". Durante un tiempo trabajó por igual en el mundo de la fotografía y la imagen en movimiento pero asegura que "ahora que la videografía es mi trabajo, le guardo un cariño especial a la fotografía por el simple hecho de llevarla a cabo de manera amateur y personal".

Después de varios años trabajando en el sector audiovisual, tanto dentro como fuera de Canarias, Dani Millán asegura que, en la actualidad, "hay mucha competencia. Cada vez más veo salir de la nada a nuevos realizadores con mucho talento a todos los niveles". Así, el joven nunca deja de experimentar y formarse para poder seguir avanzando en este trabajo.

El trabajo de este joven le permite viajar por todo el mundo, una experiencia que él define como "increíble". "Es exactamente lo que el cuerpo me pide estar haciendo en esta etapa de mi vida: viajar, vivir sin rutina y que se paguen las facturas", afirma el santacrucero, quien reconoce que "soy consciente de la suerte que tengo, aunque también me lo he tenido que currar". Afirma que está aprendiendo mucho y viviendo muchas experiencias "que con un horario fijo de oficina no podría hacer", añade.

El pasado año, Dani Millán se sumergió, junto a su compañero Octavio Barrera, en el Proyecto Islas Canarias, con el que recorrió el Archipiélago mientras realizaba un documental, Maresía, sobre los 40 días de viaje en caravana. "De momento, ha sido la mejor experiencia que he tenido", sentencia el chicharrero quien además añade que "no he tenido que irme muy lejos para disfrutarla". El joven explica que la idea surgió después de los diversos viajes que ha tenido la suerte de poder realizar a lo largo de juventud.

"Volver a recorrer tu tierra, con calma y con cierta madurez, hace que valores mucho más lo que tienes y de dónde vienes", explica Millán, quien añade que "siempre digo que esa especie de Interrail por el Archipiélago me ha enseñado más que todos mis estudios juntos". Tras esos casi dos meses de aventura, tiene claro que, "si fuera por mí, me pasaría mucho más tiempo con un buen compañero y una caravana por Canarias, pero cuando terminaron los 40 días de travesía tocaba volver a la realidad".

Estos días participa en la exposición colectiva del Festival Plátano Rock 2016 en el Espacio de Arte La Recova de Santa Cruz de Tenerife. "Desgraciadamente, este año me ha pillado fuera y no he podido estar en la Isla para la inauguración pero, por experiencias previas, siempre que he organizado algo en Santa Cruz, la acogida ha sido muy buena", afirma el joven santacrucero, quien este año expone una pieza de fotografía junto al colectivo La Canariada, un proyecto conformado por isleños en Barcelona, donde se da cita el talento canario fuera de las fronteras del Archipiélago.

Además de participar en esta exposición, Dani Millán explica que "estoy metido en un montón de fregados". Especial mención merece la distribución del documental Maresía en festivales de cine como el Festival Internacional de Cerdeña. Además, se encuentra terminando la postproducción de un cortometraje rodado en Gambia y Senegal que se presentará en La Canariada de este año en Madrid y continúa grabando para el primer vídeo de Tangram Wheel Co., la compañía de ruedas para skates que tiene junto a unos amigos.

Tras varios años viviendo en Barcelona y miles de horas de viaje acumuladas en su espalda por debido a las numerosas aventuras en las que se embarca, Dani Millán asegura que "siempre tengo a Canarias en mente, especialmente a Tenerife". Sin embargo, reconoce que, gracias a su trabajo, siempre cuenta con la posibilidad de viajar a su tierra: "Llevo a cabo proyectos audiovisuales en las Islas o, al menos, intento pegarme una escapada". No obstante, el joven santacrucero explica que "siento que aún me queda mucho que ver por fuera antes de volver a Tenerife. El momento de volver llegará, pero aún no se cuándo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine