La Policía intercepta en San Andrés 40 kilos de potas pescadas de manera ilegal

Los agentes pillaron a dos hombres de 70 y 78 años que, según la asociación de barcas de recreo, "venden la mercancía por el pueblo para ganarse unas perras"

30.07.2016 | 00:15
La Policía intercepta en San Andrés 40 kilos de potas pescadas de manera ilegal

La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife interceptó el jueves por la noche el desembarco de 40 kilos de potas capturadas de manera ilegal en el litoral de San Andrés. Según se indica en el informe policial, debido a la escasa visibilidad no se pudo identificar a la embarcación que dejó la mercancía en la costa, pero los agentes sí sorprendieron a dos hombres, de 70 y 78 años, que introducían las potas en el maletero de un coche.

Estos, según cuenta a la opinión de tenerife José Antonio Hernández, representante de la asociación de embarcaciones de recreo de San Andrés, son dos vecinos de la zona "retirados" que "tan solo intentan sacarse unas perras" vendiendo dicha mercancía "por el pueblo". Hernández denuncia que la Policía "los trate como si fuesen delincuentes" y considera excesivo el despliegue policial que se está llevando a cabo para controlar esta práctica.

Sin embargo, el presidente de la Cofradía de Pescadores de San Andrés, José Luis Déniz, alerta de que la pesca furtiva en este pueblo ya se ha convertido en una práctica habitual, sobre todo en relación a las potas, y asegura que "esta situación está haciendo mucho daño a los pescadores profesionales, porque se trata de competencia desleal".

"Se está jugando con la comida de la gente, porque los profesionales tienen que vender las potas a unos 10 euros el kilo y estas personas las venden de manera ilegal a tan solo unos dos o tres euros el kilo, por lo que la diferencia es bastante. Podemos entender las circunstancias de personas que no tengan trabajo y que no tengan recursos y que, por estas razones, intenten sacar unos euros , pero este no es el caso", manifiesta José Luis Déniz.

Riñaentre legales y furtivos

Precisamente, el servicio realizado el jueves por la noche por parte de la Policía Local en San Andrés se inició a raíz del aviso de un ciudadano que alertó a las fuerzas de seguridad sobre diversos incidentes que se habían producido en los últimos días en este pueblo costero entre pescadores profesionales y furtivos. De hecho, según la información y los detalles facilitados a la Policía, se preveía durante dicha noche que se produjera una riña tumultuaria, aunque tanto el representante de la asociación de embarcaciones de recreos como el presidente de la Cofradía de Pescadores de San Andrés aseguran desconocer dichos incidentes.

"Algunos me acusan a mí de haber llamado por teléfono a los agentes, pero eso no es cierto. Si yo quisiera ser malo, podría escribir un libro, porque aquí pasan muchas cosas, pero nos ponemos la venda en los ojos y no decimos nada. Ahora, si la Policía los pilla, ese ya no es nuestro problema. Lo que no es justo es que se haga competencia desleal, es como si nosotros nos pusiéremos a vender fruta a las puertas de una frutería", apunta José Luis Déniz, presidente de la Cofradía de Pescadores de San Andrés.

Mayores

Por su parte, José Antonio Hernández, representante de la asociación de embarcaciones de recreo del pueblo costero, insiste en que "no se puede tratar como delincuentes a unas vecinos que solo intentan conseguir algo de dinero sin hacer mal a nadie, sobre todo si se tiene en cuenta que son personas mayores que ya no pueden trabajar".

Debido al aviso que se produjo por parte de un ciudadano a las fuerzas de seguridad, se estableció en San Andrés un dispositivo policial conjunto entre la Policía Local, con cuatro patrullas, y el Cuerpo Nacional de Policía, con dos dotaciones. Finalmente, no se produjo dicha pelea, pero sí se sorprendió a los receptores de este desembarco de pesca ilegal.

Fueron los policías locales apostados en la zona los que observaron la maniobra del desembarco y la carga en un coche de los 40 kilos de potas ilegales. Tras incautarse de la mercancía, se estableció contacto con una empresa ubicada en la Dársena Pesquera, en el Puerto de Santa Cruz, para pesar las potas, para limpiarlas y para dejarlas almacenadas en una cámara frigorífica.

Los 40 kilos de potas permanecerán en dicha empresa hasta el lunes, hasta que se determine su destino exacto. Lo que sí se sabe ya es que, y como suele ser habitual, una vez comprobadas las óptimas condiciones de esta mercancía, será cedida a comedores sociales para su consumo, según informan fuentes del Ayuntamiento de Santa Cruz. Sobre lo ocurrido en San Andrés, el oportuno informe policial ha sido remitido ya a la Dirección General de Pesca del Gobierno de Canarias.

En cuanto al importe de las multas que puede poner la Comunidad Autónoma en base a sus competencias, estas oscilan entre los 300 y los 60.000 euros. La cifra impuesta depende de muchos factores, como de la cantidad de pescado capturado y/o vendido, y de la reincidencia del infractor, entre otros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine