El quiosco de Charly ya tiene sucesor en Las Gaviotas

Llega a la playa de los nudistas la estructura del chiringuito adjudicado por segunda vez por Costas

29.07.2016 | 01:50
El quiosco de Charly ya tiene sucesor en Las Gaviotas
La estructura del chiringuito que se está instalando en la playa de Las Gaviotas y que sustituirá al histórico chiringuito de Charly.

Los habituales de Las Gaviotas, la playa de nudistas de Santa Cruz de Tenerife, llevaban tres años esperando. Pero el día se acerca. El histórico quiosco de Charly, derribado hace tres años por orden de la Demarcación de Costas en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, ya tiene sucesor. La nueva estructura se está montando estos días y los nuevos gestores esperan abrirla este mismo verano, para aprovechar la mejor época del año para estos negocios.

Costas sacó a concurso el año pasado el chiringuito pero el primer adjudicatario se arrepintió a última hora. Según fuentes oficiales del ente, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, el primer empresario al que se encargó el quiosco hizo los primeros estudios y llegó a trabajar sobre el terreno pero al poco tiempo comunicó que abandonaba por razones estrictamente personales.

Segunda mejor oferta

Entonces, tal y como establece la ley, la adjudicación pasó a la segunda mejor oferta, que esta vez sí está llevando adelante su propuesta. La estructura llegó a principios de esta semana. Es una especie de contenedor que está siendo ahora recubierto por madera. Asimismo, se está preparando la base para su fijación con palés. El emplazamiento es diferente al del mítico quiosco de Charly. Mientras éste estaba pegado a la ladera, en el acceso a la cala, el que lo va a sustituir está alongado al mar, en la zona de los aparcamientos, con una vista privilegiada al Atlántico.

En la memoria quedarán las ensaladas con verduras, atún y frutas, los bocadillos o las sardinas a la plancha que preparaba Charly Miranda, quien abrió su chiringuito en 1976. La limpieza no era su especialidad pero los productos que servía eran del agrado de los visitantes a Las Gaviotas, que agradecían contar con este negocio para poder refrescarse y matar el hambre de una larga jornada de playa en la arena negra.

Charly y su hijo Leonardo estuvieron dos años trabajando bajo la amenaza del desalojo. Hicieron todo lo que pudieron pero la Dirección de Costas fue tajante: recuperaría el suelo al invadir el quiosco la servidumbre pública de 100 metros y contravenir la Ley de Costas. Y así hicieron. En 2013 se iniciaron las obras de rehabilitación de la zona y cayó el chiringuito. Con la colaboración del Ayuntamiento y el Cabildo se acondicionó la zona después de decretarse su cierre por desprendimientos.

Tras su reapertura y las evidentes mejoras que trajeron las obras, Las Gaviotas ha recuperado su encanto y ahora llega por fin lo que todos estaban esperando: el chiringuito de Las Gaviotas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine