La 'nueva' playa de Santa Cruz de Tenerife

La escollera de San Andrés está permitiendo la acumulación de arena negra en el frente de la Avenida Marítima, lo que da mayor comodidad a la zona de la que ya disfrutaban los vecinos

28.07.2016 | 09:54
La 'nueva' playa de Santa Cruz de Tenerife
La 'nueva' playa de Santa Cruz de Tenerife

San Andrés cuenta con una nueva playa de arena negra que cuenta, además, con el beneplácito de la climatología pues quienes la disfrutan no tienen que vérselas con la incomodidad de las fuertes rachas de viento que padecen los bañistas de Las Teresitas, sobre todo durante los meses de verano, que es cuando más arrecia la brisa. Esta pequeña playa ya era una zona de baño frecuentada desde hace mucho por los lugareños de este pueblo marinero de la capital tinerfeña. Sin embargo, la construcción de la nueva escollera frente a la Avenida Marítima ha permitido el arrastre y depósito de bancos de arena que, con el paso del tiempo, ha ido acumulándose. La arena, negra y volcánica, recuerda a la original que hasta la década de los setenta del siglo pasado podía disfrutarse en Las Teresitas.

Los más de 6.200 prismas de hormigón, de unas siete toneladas cada uno, que conforman los 350 metros de la nueva infraestructura en la costa y cuyas obras concluyeron a mediados del pasado mes de mayo, están permitiendo que las olas arrastren hacia la orilla capas y más capas de arena a la vez que, al disminuir la fuerza con la que el mar llega a la zona, se evita el efecto contrario, es decir, que se la lleve de nuevo mar adentro.

Francisco Melo es un vecino de San Andrés que ya aprovecha esta nueva zona de baño con los niños. "Cuando vuelven de la piscina, donde están dando clases de natación, venimos a esta playita aprovechando la arena que aparece cuando la marea está baja". "Ha sido una sorpresa porque aunque ya existía esta zona que utilizábamos para bañarnos, ahora es más cómoda para los niños por la presencia de arena". "La arena se ha empezado a amontonar por dos sitios, por el final de la Avenida y al principio, por donde está el muelle, de tal manera que cuando la marea está baja se puede caminar alrededor, además esta zona no tiene el inconveniente del viento que hay en Las Teresitas al estar más azocada". Según señala este vecino, "los expertos dicen que esperan que se meta más arena en la zona" y reclama que lo que sería ideal es que en un futuro no muy lejano "hagan una rampa para poder bajar a la playa, en lugar de hacerlo por las piedras o por donde está la cofradía de pescadores".

Sobre la escollera dice que quizás habría estado bien hacerla un poco más hacia el interior del mar, para dejar espacio para ubicar las embarcaciones que están en Las Teresitas y que ahora muchas de ellas tendrán que amarrar en otro lugar, aunque señala que los técnicos la habrán puesto a esa distancia con respecto a la costa para evitar la fuerza de las olas cuando llegan las mareas vivas en otoño.

Nieves Campos es otra vecina de San Andrés quien recuerda que esta zona ya era aprovechada por los vecinos para bañarse "de toda la vida", de hecho apuntó a que en esta playa conoció a su marido "hace 30 años". "Era muy parecida a cómo era la playa de Las Teresitas, de piedras y callados y algo de arena negra gruesa, lo que ocurre ahora es que con la escollera está apareciendo arena". Añade que "lo que ocurría antes es que cuando se metía la marejada se llevaba toda la arena y dejaba al aire las piedras", lo que parece que ahora no está ocurriendo, sino que la acumulación de arena se mantiene.

"Algunos la han empezado a llamar en broma la playa de Bermúdez", afirma mientras sonríe a la espera de que llegue su nieta Iris para disfrutar de un día de playa junto a su nuera. Esta vecina de San Andrés también reclama que en la zona "se haga algo similar a lo hecho en la playa de La Nea, con rampas para facilitar el acceso a las personas a esta playita y así se aprovecharían dos zonas de baño", con el atractivo añadido -dice- de que "aquí no hay viento como en Las Teresitas y aunque lo hubiera, al ser arena más gruesa, no se levanta".

Esta mujer comenta que en el pueblo confían en que la nueva escollera "ataje" la bravura del mar cuando lleguen las mareas vivas a partir de septiembre y que el agua no se meta en la Avenida anegándola e incomunicando a los vecinos, como ha venido ocurriendo en años pasados. Asegura que esas mareas vivas han sido más intensas desde que se construyó la superficie sobre la que luego se levantaron las instalaciones del Instituto Oceanográfico, que queda justo antes de la entrada a San Andrés. Aunque afirma que los vecinos no las tienen todas consigo, espera que "la escollera valga la pena para que el mar no vuelva a inundar la avenida".

Opina que San Andrés debería de contar con otro tipo de entrada y salida, así como de más aparcamientos, pues cuando llega el verano, sobre todo en fin de semana, es mejor no tener una emergencia, porque se hace muy difícil, por las colas de coches, salir con rapidez.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine