Cepsa pierde 80 millones en dos años por el cierre de la Refinería chicharrera

El vicepresidente de la petrolera afirma estar en contacto con el Gobierno canario para buscar soluciones - Miró achaca el parón de la planta a la normativa actual

13.07.2016 | 04:08
Interior de la refinería de Santa Cruz

Las pérdidas económicas de Cepsa por la paralización de la Refinería chicharrera ya rondan los 80 millones de euros. Según aseguró ayer el vicepresidente de la petrolera, Pedro Miró, durante un encuentro con los medios de comunicación, la compañía ha perdido unos 40 millones de euros al año desde que entró en vigor el Plan de Calidad del Aire, un documento aprobado por el Gobierno de Canarias a principios del 2014 y que obliga a la planta a reducir las emisiones de dióxido de azufre en un 29%. "No es sencillo explicar a nuestro accionista que estamos manteniendo una planta que pierde dinero", indicó el consejero delegado de la compañía en relación a su propietario, IPIC, firma del emirato de Abu Dhabi.

Miró aseguró que la compañía mantiene constantes reuniones con todos los agentes implicados, el Gobierno canario, los clientes de la planta y los representantes de sus trabajadores. "Tratamos de buscar la mejor solución para todos", dijo.

Por el momento, Cepsa está recolocando en otras instalaciones de la compañía a parte de los trabajadores de la planta, que actualmente opera sólo como almacenamiento y gestión logística de carburantes.

La situación de esta planta de refino, que está parada desde hace dos años, tiene su origen en el Plan de Calidad del Aire que aprobó el Gobierno canario a comienzos de 2014, lo que según el primer ejecutivo de Cepsa, hace imposible operar la instalación. La compañía asegura que cuenta con unos 600 trabajadores en el Archipiélago.

Por otra parte, Miró especificó que Cepsa calcula que su resultado en el primer semestre del año será un 20 % inferior al del mismo periodo de 2015, debido a que los precios del crudo continúan bajos y al descenso del margen de refino.

El vicepresidente también comentó que tanto el refino como la división de exploración y producción se están comportando peor que el pasado ejercicio, aunque la petroquímica "va bien".

La división de exploración y producción permanece todavía lastrada por el precio del crudo, que la compañía prevé que termine el año en una media de 55 dólares por barril para después repuntar hasta los 85 dólares en 2020. "Existe una incertidumbre sobre cuándo se va a producir la recuperación", apuntó el director de Estrategia, Héctor Perea.

Mientras tanto, el margen de refino ronda este año los 5,5 dólares por barril, una cifra inferior a la del pasado año y que según la petrolera se mantendrá hasta 2020.

En cuanto a los planes para el periodo 2016-2020, Cepsa prevé invertir 8.000 millones de euros, la mitad en el negocio habitual y la otra mitad en nuevas oportunidades de negocio, sobre todo en exploración y producción. Una parte de estas inversiones -unos 730 millones- será flexible para adaptarse a cualquier otra opción.

La petrolera pretende equilibrar la aportación a sus resultados de las tres áreas de negocio, exploración y producción, refino y comercialización y petroquímica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine