Papá Hupalupa

Un libro recupera las memorias del independentista Hermógenes Afonso, escrito por Yaiza, una de sus hijas

11.07.2016 | 02:11

"¡Qué difícil es ser africano en Canarias! Aquí, uno puede ser de todo lugar del Universo (¡y miren que el Universo es grande!) menos de África". "Hermano guanche. Mi deseo de verte pronto caminando entre las gentes de tu pueblo. No digo en libertad, sino en la otra cárcel de la vida, la que los españoles nos han impuesto...". Estas reflexiones pertenecen a dos textos de Hermógenes Afonso De la Cruz, más conocido como Hupalupa, el primero a un artículo publicado en prensa y el segundo, a una carta que envió a un compañero independentista preso.

Yaiza Afonso, hija de Hupalupa, recupera estos y otros extractos de la variada y polifacética obra de este histórico intelectual independentista en un libro -Hupalupa. Memoria desde tus vivos, Colección Tábata- que, por encima de estilos e intenciones, es un homenaje sentimental a un hombre que se hizo muy popular en la Isla. Afonso, concejal de Sí se puede en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y pedagoga, construye con recuerdos esparcidos en píldoras -una forma muy original de estructura- una semblanza de Hupalupa. La obra transcurre desde su nacimiento en 1945 en Las Cruces (Garachico), producto del matrimonio entre Hermógenes Afonso Álvarez y Rosario de la Cruz; pasa por el momento en que se quedó embelesado con las ideas independentistas en los años 70 durante un paseo casual por Santa Cruz en el que se topó con José Luis Concepción; aborda su ingreso en la cárcel por sus ideas separatistas (1978); y concluye con su fallecimiento (1996, cuando Yaiza tenía 19 años) y un repaso a las fotos de su álbum familiar.

Yaiza Afonso admite que escribió parte de estas memorias con los ojos bañados en lágrimas pero que ha supuesto un alivio, para colocar el nombre de su padre donde se merece y para poner en su sitio a los que trataron de apropiarse de la figura de Hupalupa sin contar con la familia.

Pero Yaiza Afonso se queda, sobre todo, con la intensa luz con que iluminó Hermógenes a los suyos, especialmente cuando se mudaron a la Finca La Pasada, en Barranco Hondo: "La vida llamaba a la vida en la Finca La Pasada. Nacimos y crecimos allí, entre flores, entre frutas dulces y amargas y allí sigue en pie nuestra casa", escribe Afonso en uno de los capítulos.

Hupalupa se impregnó pronto de la conciencia social y política. Su padre fue condenado a muerte por republicano pero se salvó, no sin pasarse un año en una de las cárceles flotantes del franquismo. Fue por encima de todo un activista cultural. Recuperó piezas cerámicas de los guanches -el mundo aborigen le fascinaba-, libros olvidados de la historia de Canarias, obras que sin su lucha no habrían llegado hasta hoy... Fue de hecho responsable del área cultural del Mpaiac y creó la Celebración de la batalla de Acentejo. Además, fue fundador de la Unión del Pueblo Canario (UPC), una coalición de comunistas, independentistas y nacionalistas de izquierdas que llegó a tener una importante representación en las Islas tras las elecciones de 1979.

Pero, por encima de todo, Hupalupa dejó un recuerdo imborrable en su mujer, María Amparo, y en sus tres hijos que ahora uno de ellos, Yaiza Afonso, comparte de modo nostálgico en Memoria desde tus vivos. "Muchas veces he soñado que estás vivo", escribe Yaiza al final de esta novela biográfica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine