Entrevista a María Rozman

"Entrevistar a Obama dos veces ha sido culminante en mi carrera"

"La elección de Trump pondría en grave peligro la seguridad de EEUU y el equilibrio mundial", asegura la periodista chicharrera afincada en Estados Unidos y premiada con un Emmy

10.07.2016 | 13:26
"Entrevistar a Obama dos veces ha sido culminante en mi carrera"
"Entrevistar a Obama dos veces ha sido culminante en mi carrera"

La chicharrera María Rozman logró por fin el pasado 25 de junio, después de cinco nominaciones, un premio Emmy, los galardones más prestigiosos de la industria de la televisión en Estados Unidos. Fue gracias a una serie de reportajes sobre El Salvador para la delegación de la cadena Telemundo en Washington, en la que es jefa de informativos.

Nacida hace 46 años en la capital tinerfeña con el nombre de María Alicia Miranda Reyes, se crió en Santa Cruz de Tenerife, estudió en Las Dominicas y el instituto Poeta Viana, y completó su formación en la Universidad de La Laguna (ULL) con la carrera de Derecho.

Pero la abogacía no era lo suyo. Su pasión era el periodismo, que no pudo estudiar en la Isla porque entonces no había Ciencias de la Información en la ULL y sus padres no tenían medios para enviarla fuera. De ahí en parte que en 1998 se marchase a Estados Unidos para emprender un nuevo camino.

María Alicia adopta el apellido de su marido, Rozman, se instala en Virginia, estudia Empresariales y Ciencias de la Información, y pronto comienza una meteórica carrera periodística, primero en el canal Univisión y ahora en Telemundo NBC, dos cadenas de habla española para la amplia población latina de Estados Unidos. Ha entrevistado dos veces al presidente norteamericano, Barack Obama, ha recibido innumerables premios y ahora completa su carrera con el premio Emmy, todo un revulsivo.

¿Qué significa para usted después de cinco nominaciones haber conseguido el premio Emmy, el más prestigioso de la televisión estadounidense?

Un sueño hecho realidad. Como periodista de la televisión, alcanzar este reconocimiento significa la culminación de años de trabajo, de esfuerzo y de dedicación a una profesión que amo. Estoy muy contenta.

Además, lo ha logrado con una serie documental que aborda la inmigración cuando usted es también inmigrante. Eso debe ser un doble aliciente porque en el fondo esta serie es una forma de concienciar a los norteamericanos sobre las razones que hay detrás de la inmigración. ¿Está doblemente orgullosa por ello? ¿Esa fue la razón por la que realizaron estos reportajes?

EEUU es un país de inmigrantes y aún así existe todavía el estigma de haber llegado de otro país. Aunque reconozco que existen oportunidades para todos, no deja de ser cierto que la barrera del idioma y las diferencias culturales son obstáculos que los inmigrantes deben superar para adaptarse y tener éxito en un país que no es el suyo. Para muchos inmigrantes, llegar a EEUU, además, supone dejar atrás un país que, aunque siempre llevan en su corazón, tuvieron que abandonar por motivos económicos, sociales o huyendo de la violencia. La serie de reportajes Historias de El Salvador expone cómo muchos de esos horrores de los que huyeron los siguen donde quiera que van, y en el caso de El Salvador, los largos tentáculos de las pandillas, conocidas como maras, no conocen fronteras y llegan hasta la mismísima capital de EEUU para aterrorizar y extorsionar a muchos de sus compatriotas.

Cuénteme de qué tratan esos documentales de El Salvador y por qué cree que le ha valido el premio Emmy.

Es la historia de cómo muchos inmigrantes abandonaron el país centroamericano buscando un mejor futuro para ellos y sus familias, solo para encontrar que la frontera no es suficiente para escapar de las garras de las maras. La serie habla de las malolientes cárceles en El Salvador, donde hasta 30 hombres viven hacinados en jaulas de 3 metros, y cómo desde allá se ordenan asesinatos, robos y otros crímenes en el seno de las comunidades salvadoreñas en este país. La serie habla sobre los esfuerzos binacionales para poner fin al ciclo de corrupción y violencia; del papel de la religión, la política y la sociedad en las treguas con las maras; y del futuro del país centroamericano. Creo que el Emmy llega como premio a un esfuerzo por informar de la brutal realidad que viven muchos inmigrantes que llegan a este país, muchas veces dejando atrás a sus familias incluso por años, y la presentación del reportaje con imágenes y testimonios que hablan por sí mismos.

¿Cómo una tinerfeña como usted ha llegado tan alto?

Basado en mi experiencia como inmigrante en EEUU, puedo decir que este país brinda oportunidades a aquellos que están dispuestos a trabajar largas horas y se atreven a asumir riesgos. No voy a decir que ha sido un camino fácil. Vivir fuera de mi tierra es muy duro. Pero creo que los canarios tenemos ese instinto de superación y orgullo por el trabajo bien hecho y en ese sentido no soy diferente.

¿Cómo fue la experiencia de rodar en uno de los países con mayores niveles de delincuencia del mundo?

Este reportaje tiene dos lados, una parte se filmó en El Salvador y la otra en EEUU. Uno de nuestros compañeros viajó a El Salvador y trajo el material, mientras el resto fue recopilado aquí. El Salvador vive momentos muy difíciles. La visión desde aquí es que las pandillas se han convertido en un modo de sobrevivir. Muchos jóvenes quieren vivir tranquilos y apartados de la violencia pero son obligados a formar parte del crimen organizado para evitar convertirse ellos mismos o sus familias en víctimas de las maras. Es un problema serio que no solo se limita a El Salvador, sino que afecta a los salvadoreños a nivel internacional.

Usted ha ganado el premio trabajando para la delegación de Telemundo en Washington. ¿Qué hace en Telemundo?

Yo trabajo en Telemundo Washignton como directora de Noticias, equivalente a jefa de Informativos. Telemundo Washington cubre no solo el área de Washington DC, sino también los estados de Maryland y Virginia. Telemundo a nivel nacional es el segundo canal en español en EEUU y es el canal hermano de la cadena NBC.

En Europa hay una enorme preocupación por el crecimiento de los partidos xenófobos y racistas de extrema derecha. De hecho, detrás del brexit en Reino Unido está este fenómeno. ¿Cómo está la situación en Estados Unidos principalmente en lo que se refiere a los latinos?

Los latinos en EEUU son la minoría de más rápido crecimiento demográfico y, en términos de poder adquisitivo y la representación política, continúa creciendo. Esto conlleva por una parte una mayor atención a la comunidad latina, pero también recelo por parte de quienes se sienten invadidos, especialmente por una minoría que es bilingüe y pone en desventaja a quienes no hablan español. Estamos en año electoral y es preocupante ver cómo algunas campañas electorales parecen incitar a la intolerancia y el racismo.

¿Le fue fácil adaptarse a Estados Unidos y sobre todo encontrar camino teniendo en cuenta que procede del extranjero?

Yo llevo en EEUU 18 años. Al principio fue muy difícil y me costó muchas lágrimas. En numerosas ocasiones pensé en tirar la toalla y regresar. Pero con el tiempo empiezas a aprender y a entender las reglas del juego, y buscas la manera de seguir adelante. No es un camino fácil y me ha costado sacrificio. Agradezco las oportunidades que se me han presentado y, aunque he tenido la fortuna de crecer en la profesión que me apasiona, como en Canarias no se vive en ningún lado.

¿En qué proyectos está trabajando ahora?

Continúo dirigiendo el departamento de noticias y ya estamos preparando la cobertura electoral -este año hay mucho en juego-. Por otra parte, estamos preparando nuevos proyectos especiales.

Estos días se ha conocido el informe Chilcot, que revela que la intervención en Irak se basó en informes incompletos o erróneos. En Reino Unido ha habido una fuerte polémica y familiares de soldados fallecidos han anunciado una demanda contra los responsables, incluido George W. Bush. ¿Cómo se ha reaccionado en Estados Unidos a este informe? ¿Hay peticiones de investigaciones judiciales como ha ocurrido en Reino Unido?

Todavía la reacción se ve desde aquí como un problema lejano, algo que no afecta a EEUU. Aunque sí se habla en los medios del informe y las acusaciones sobre el papel de EEUU en Irak, no ocupa un gran porcentaje en los medios, posiblemente opacado debido a la atención dirigida a las campañas electorales y las convenciones que están a punto de llevarse a cabo.

¿Sigue la actualidad de Canarias? ¿Le gustaría alguna vez venir a trabajar a las Islas?

Sigo la actualidad en Canarias desde aquí. Además, mi madre y gran parte de mi familia viven en Tenerife. Mi sueño es poder regresar a trabajar algún día en Canarias. Me encantaría poder aportar estos años de experiencia en EEUU al periodismo en las Islas.

¿Cuáles son sus retos de futuro? ¿Seguirá por mucho tiempo en Estados Unidos?

Haber ganado el Emmy era una de mis metas. Ahora tengo que plantearme nuevas... Por ahora seguiré aquí pero mi plan es regresar a Canarias.

¿Sigue el periodismo que se hace en las Islas? Con una facultad en La Laguna de Ciencias de la Información, ¿cómo ve el nivel del periodismo que se hace aquí?

Sigo el periodismo que se hace en las Islas y creo que es de gran calidad. Es un periodismo un poco diferente al que se hace a este lado del Atlántico, quizás un poco más mordaz, un poco más ácido, pero increíblemente fascinante en mi opinión.

Dígame su opinión sobre la situación política de Estados Unidos con vistas a las próximas elecciones y sobre todo un fenómeno como el de Donald Trump.

Desde mi punto de vista, lo que está ocurriendo en EEUU es fruto de una combinación entre frustración, ante la pérdida de hegemonía americana, y un nivel de ignorancia sin precedentes en este país. Para la mayoría de los estadounidenses, en estas elecciones toca elegir entre dos males, el menos dañino. Por una parte Hillary Clinton no cuenta con la simpatía de un gran porcentaje del electorado y los escándalos en los que se ha visto envuelta la convierten en una candidata a la que le falta credibilidad, y para muchos demócratas, Clinton es la opción para que no gane Trump (muchos con los dedos cruzados, deseando que la elección de Hillary sea en buena parte... la elección de Bill). El tema de Trump es como bien decía un fenómeno; cómo ha llegado este magnate y a donde ha llegado tiene a todos sorprendidos, incluso a los miembros de su propio partido. Algunos han decidido apoyarlo tratando de que los republicanos lleguen a la Casa Blanca. Otros simplemente le han dado la espalda. En mi opinión, la elección de Trump pondría en grave peligro la seguridad de EEUU y el equilibrio mundial.

El periodismo mundial se enfrenta a importantes retos con la era digital. Hay grandes cabeceras que están desapareciendo. ¿Está pasando lo mismo en Estados Unidos? ¿Cómo cree que se va a desarrollar esta transición?

Aquí hemos visto que muchos periódicos de renombre se han sumado a la era digital y hoy por hoy producen más historias en vídeo que en prensa escrita como manera de sobrevivir a la transición.

Parece incluso que a veces se pone en duda la labor de los periodistas ante el fenómeno digital. ¿El futuro del periodismo está garantizado? ¿Hacia dónde cree que va la profesión?

Vivimos momentos en los que debido al fácil acceso a las redes sociales, hoy todo el mundo es periodista. Yo particularmente no creo que la profesión de periodista vaya a desaparecer. Es cierto que hay mucha información accesible en muchas plataformas, pero es este mismo exceso el que hace que la gente ya no sepa qué creer. No seremos los primeros en dar la noticia, pero sí seremos los primeros en autentificarla, y en una era en la que todo se falsifica, edita y exagera, nuestra misión es ofrecer credibilidad.

Cuénteme alguna anécdota de la recogida del premio.

El día de la entrega de los premios yo estaba en Londres. Mis compañeros me llamaron a las dos de la mañana para darme la noticia. Me costó mucho esfuerzo no despertar a todos en el hotel. La ceremonia fue el 25 de junio en Baltimore, Maryland. Mis compañeros recogieron el Emmy por mí. Ahora lo tengo en casa y me cuesta dejar de mirar a la estatuilla. ¡No me lo puedo creer aún! Si hubiera podido estar presente y dar mi discurso de aceptación, habría agradecido a mi familia por apoyarme en esta profesión que no conoce horarios, y la habría dedicado a Canarias, porque sinceramente creo que este premio es fruto de los valores con los que fui criada por mi madre, la educación que recibí en Las Dominicas, en el Poeta Viana y la Universidad de la Laguna, y los consejos y el cariño de mis amigos y la gente de mis Islas.

De todos los temas y personas que ha abordado en el periodismo, ¿cuáles han sido los más interesantes?

Creo que haber entrevistado el presidente Barack Obama en dos ocasiones ha sido culminante en mi carrera. Estar sentada en la Casa Blanca frente a frente con el presidente fue un honor y una gran responsabilidad como periodista. (Por supuesto que me cruzó por la cabeza: ¿qué hace esta chicharrera sentada aquí charlando con Obama?). También entrevisté a Hillary Clinton en 2008. Además de eso, organizar la cobertura local de la visita del Papa a Washington fue emocionante (y agotador); y entrevistar a Rigoberta Menchú, inspirador. En general, cubrir cada día historias que afectan a nuestra audiencia me resulta interesante.

¿Cuándo vendrá a Tenerife?

Desde el momento que pueda. Echo mucho de menos mi Isla. No hay nada como tomarse una Doradita al lado del mar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine