Cruz Roja atiende en la playa entre dos y tres mordeduras de angelotes al mes

Esta misma semana, una niña de 10 años sufrió el ataque de uno de estos tiburones - El Consistorio asegura que la mordida es inocua y se cura solo con agua oxigenada

09.07.2016 | 03:43
Cruz Roja atiende en la playa entre dos y tres mordeduras de angelotes al mes
Cruz Roja atiende en la playa entre dos y tres mordeduras de angelotes al mes

El último bastión del tiburón ángel

  • Las aguas de Canarias se han convertido en el último bastión del tiburón angelote (Squatina squatina), especie en peligro de extinción que ya sólo puede encontrarse en el Archipiélago. Esto lo convierte en una especie de gran interés, por lo que los biólogos y colectivos conservacionistas piden su protección. Ahí están las organizaciones Ángel Shark Project, The Shark Trust y la red mundial de expertos IUCN Species Survival Commission Shark Specialist Group, que aclaran que este tiburón se solía encontrar en las costas del Nordeste Atlántico y en el Mediterráneo. A finales del pasado mes se dio un paso para garantizar su futuro: buceadores, científicos y organizaciones conservacionistas, junto con el Gobierno de Canarias, el Estado y expertos locales e internacionales acordaron la creación de un plan para identificar y abordar las principales amenazas para la conservación de los angelotes. La visión de este plan es poder garantizar un futuro próspero para las poblaciones de angelotes en su último bastión conocido: Canarias. LOT

El personal de Cruz Roja que se encarga del servicio de socorrismo en la playa de Las Teresitas, en Santa Cruz, admite que al mes están atendiendo una media de entre dos y tres mordeduras de angelotes. Esta misma semana, una niña de 10 años sufrió el ataque de uno de estos tiburones ángel (Squatina squatina), especie que ha encontrado en la playa chicharrera un hábitat idóneo para reproducirse. La pequeña tuvo que ser atendida por Cruz Roja por una pequeña mordida en la pierna, aunque esta fue superficial y enseguida cicatrizó.

Tanto Cruz Roja como el Ayuntamiento de la capital tinerfeña quieren dejar claro a la población que no existe motivo alguno para alarmarse, pues, y según indica el concejal de Medio Ambiente, Carlos Correa, del Partido Popular, las mordeduras de los angelotes son inocuas y se curan tan solo con agua oxigenada. "Aunque los tiburones ángel suelen estar por la zona del rompeolas de Las Teresitas, en esta época es habitual que las hembras se encuentren más cerca de la orilla y enterradas en la arena desovando. Si algún bañista las pisa, puede ser que reaccionen mordiendo, pero en realidad no se trata de mordeduras sino de pequeñas picaduras, pues tienen la boca muy pequeña", añade el edil.

Carlos Correa apunta que en el caso de que algún ciudadano sea mordido por un angelote en Las Teresitas, "tan solo debe acudir al puesto de Cruz Roja de la playa para que sea atendido". Asimismo, el concejal de Medio Ambiente pide precaución a los bañistas a la hora de pisar en la arena, aunque insiste en que las mordeduras de los tiburones ángel no afecta de ninguna manera a la salud de las personas ni tienen efectos secundarios.

Sí es cierto, según informa el personal de Cruz Roja, que el ataque de un angelote en principio puede asustar bastante porque "se puede ver un poco de sangre, pero enseguida se corta". "Cuando hay medusas en Las Teresitas se suele prohibir el baño porque la picadura de esta especie sí que puede suponer un problema para la salud. Sin embargo, en el caso de los angelotes, los bañistas no corren ningún tipo de peligro", insiste el personal de Cruz Roja.

Desde principios de 2015, Las Teresitas cuenta con seis carteles informativos en los que se divulga el valor medioambiental que posee esta playa y en los que se destaca también la "importante presencia de angelotes". El edil recuerda que Las Teresitas es el único criadero en el mundo de esta especie, que se encuentran en grave peligro de extinción.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine