La ciudad sufre más de un centenar de pintadas entre enero y mayo de este año

Las zonas en las que más actos vandálicos se han producido son Cuchillitos de Tristán y Hernández Barroso

27.06.2016 | 00:19
El puente General Serrador con pintadas.
El puente General Serrador con pintadas.

Entre los meses de enero y mayo de este año, el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha tenido que eliminar más de un centenar de pintadas y grafitis en distintos puntos de la ciudad. En dicho periodo, la zona en la que más se han producido estos actos vandálicos es el parque Cuchillitos de Tristán, en donde los operarios de Urbaser, empresa que se encarga de la limpieza en el municipio chicharrero, han eliminado más de 50 pintadas solo en el mes de mayo.

Le siguen la plaza Francisco Hernández Barroso, con 15 grafitis también en el mes de mayo; la plaza Weyler, con más de una decena de pintadas en abril, y el puente Galcerán, también con más de diez grafitis en el mes de abril. En enero, los operarios de Urbaser tuvieron que intervenir en el barranco de Santos, en la plaza del Príncipe, en el puente Galcerán, en la avenida Príncipes de España y en la calle de La Rosa. En febrero, lo hicieron en la calle Numancia, en el Parque Cultural Viera y Clavijo, en la calle Eduardo Zamacois, en la calle Góngora, en la calle Méndez Núñez, en la plaza anexa del Estadio Eliodoro Rodríguez López y en la avenida San Sebastián.

En marzo, el Ayuntamiento de Santa Cruz eliminó pintadas en la playa de Las Teresitas, en el viario del barranco de Santos, en la avenida San Sebastián, en el mercado Nuestra Señora de África y en la calle Méndez Núñez. En abril, los operarios intervinieron en el puente Galcerán, en el puente Zurita, en la plaza Weyler, en la avenida San Sebastián y en Barranco Grande. En el mes de mayo, Urbaser tuvo que actuar en la plaza Francisco hernández Barroso, en el parque Cuchillitos de Tristán, en la avenida Doctor de la Rosa Perdomo y en la avenida Príncipes de España.

El área de Servicios Públicos del Consistorio chicharrero, que dirige el edil nacionalista Dámaso Arteaga, indica que el año pasado el Ayuntamiento tuvo que gastarse más de 135.000 euros en la eliminación de pintadas, grafitis y carteles. Según las diferentes ordenanzas municipales, las sanciones por realizar grafitis y pintadas en los espacios públicos oscila entre los 902 y los 4.508 euros, y entre 600 y 3.005 euros las multas por fijar carteles o anuncios publicitarios en zonas no permitidas.

El Gobierno local en la capital tinerfeña, formado por Coalición Canaria y el Partido Popular, pretende en este mandato endurecer las sanciones por ensuciar la ciudad y por cometer actos vandálicos, de manera que se conviertan en las más altas de todo el país. Como mínimo, y según ha manifestado el edil de Servicios Públicos en distintas ocasiones, el coste de las multas se duplicará.

La pasada semana, Urbaser tuvo que intervenir en el puente General Serrador debido a la aparición de varias pintadas. Los empleados municipales lograron eliminar la mayoría, pero no todas, por lo que en los próximos días se volverá a intervenir en dicho lugar con el fin de atacar aquellas que tienen una mayor concentración de tinte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine