La cita con el fuego y la tradición

Tras el rastro de las hogueras

El joven Aday Perdomo vive la noche de San Juan con los voluntarios de Protección Civil, con los que recorre las 60 piras controladas por el cuerpo de seguridad en los cinco distritos

26.06.2016 | 21:32
Tras el rastro de las hogueras
Tras el rastro de las hogueras
Instante de la tarde que pasó Aday Perdomo con los voluntarios del cuerpo de Protección Civil de Santa Cruz de Tenerife.
Instante de la tarde que pasó Aday Perdomo con los voluntarios del cuerpo de Protección Civil de Santa Cruz de Tenerife.

Aday Perdomo cumplió en la noche de ayer uno de los sueños de su vida: trabajar, codo con codo, con los voluntarios del cuerpo de Protección Civil de Santa Cruz de Tenerife. Además, lo pudo hacer en una noche muy especial, aquella en la que se queman las hogueras de San Juan. El joven discapacitado santacrucero tiene 27 años y pudo aprender, de primera mano, la actividad que se realiza en una velada tan importante en la capital chicharrera. Pero Perdomo no se limitó a observar y, provisto de su propia emisora portátil, pudo trasmitir a los vecinos las medidas de seguridad que se deben tomar en una noche como la del 23 de junio.

La jornada de trabajo comenzó a las siete de la tarde, cuando los 35 voluntarios de Protección Civil recibieron, en la base del organismo, en la avenida Tres de Mayo, a Aday Perdomo. En ese momento, el joven tuvo la oportunidad de conocer los diferentes vehículos que conforman su parque móvil y ya entonces demostró sus amplios conocimientos en este sector. Mientras el jefe de la agrupación de voluntarios, Santiago Carlos Martín, le enseñaba los entresijos de uno de los vehículos antiincendios, que contaba con un bidón de unos 500 litros de agua, Perdomo sorprendió a los voluntarios con datos sobre los tipos de cascos que poseen los integrantes de Protección Civil.

El joven explicó que el mundo del salvamento le llama la atención desde hace mucho tiempo y que, con anterioridad, ha tenido la oportunidad de compartir alguna jornada con Cruz Roja y con los bomberos. "Aprendo de cada cosa que veo que hacen todos estos profesionales", explicó Aday Perdomo, quien no pierde detalle de los movimientos que realizan todos estos cuerpos de seguridad y que cuelgan en sus perfiles de las redes sociales. La extinción de los incendios es la labor de Protección Civil que más le llama la atención y, por esa razón, no dudó en vestirse con uno de los chalecos que se llenan de agua y se emplean para apagar las llamas.

Una vez ataviado con su propio casco y chaleco y con una emisora en la mano, Aday Perdomo acompañó a los voluntarios por las calles de Santa Cruz. El primer lugar que visitó fue el barrio de Añaza, donde vigiló que una de las hogueras se estuviera levantando con todas las medidas de seguridad. "Estamos en prealerta por altas temperaturas y el Gobierno de Canarias ha decretado la alerta por incendio, así que todo el mundo debe tener cuidado", destacó el joven antes de subirse a uno de los coches de Protección Civil.

Junto a Santiago Carlos Martín, el invitado explicó a los jóvenes de Añaza que es necesario limpiar la zona en la que se va a encender la hoguera, así como no echar productos al fuego que puedan generar gases tóxicos y recomendó que, una vez prendida la llama, ?hubiera una manguera o un cubo con agua o arena cerca por si el fuego se descontrolaba. Asimismo, y con el discurso muy bien aprendido, añadió que estas piras no debían contener trozos de papel, puesto que estos, al incendiarse, salen volando y eso puede causar incendios en zonas próximas de rastrojos. Además, Martín recordó que las hogueras no debían superar los cinco metros de altura y precisó que, en la noche de ayer, Protección Civil tenía constancia del encendido de 60 hogueras a lo largo de toda la geografía chicharrera.

Pero Aday Perdomo no fue el único ayer que tenía claro a quién había que avisar en caso de que las llamas se descontrolaran. A lo largo de la visita de Aday por las diferentes hogueras del Distrito Suroeste, muchos de los creadores de estas piras, a pesar de no contar con más de 15 años en muchas de las ocasiones, sabían que, en caso de problemas, solo tenían que marcar el número 112 en sus teléfonos para pedir ayuda.

El interés de Aday Perdomo por la seguridad en la mágica noche de las hogueras de San Juan demostró ayer que esta velada es mucho más que una jornada festiva. Y es que, el año pasado y solo Protección Civil, realizó una treintena de intervenciones en toda Santa Cruz. Así, mientras la mayoría de los chicharreros disfrutaron de unas horas cargadas de misticismo, música y buena compañía, muchos otros profesionales se aseguraron de que la cita transcurriera sin incidentes. Y entre ellos, como un más, estuvo Aday Perdomo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine