18 de noviembre de 2017
18.11.2017
Cine 'La liga de la Justicia'

La Justicia como liga

17.11.2017 | 23:29
La Justicia como liga

El director Zack Snyder y yo mantenemos una relación inversamente proporcional al éxito y aclamación de sus películas. Siento una mayor devoción por sus títulos más criticados, mientras que sus grandes éxitos de taquilla me dejan indiferente. Pertenezco, por tanto, a esa minoría a la que le gustó Watchmen, aunque recibiera comentarios ácidos y, habida cuenta su inversión, no llegara a resultar rentable. Sin embargo, 300 y Batman v Superman: El amanecer de la Justicia me dejaron frío, pese a sus impresionantes cifras de recaudación. Ahora estrena La liga de la Justicia con la pesada responsabilidad de lograr beneficios para las productoras Warner y DC Comics, que han empleado en el rodaje un presupuesto superior a los trescientos millones de dólares. No obstante, resultará dudoso confirmar qué parte del metraje es obra de Snyder y cuál de su sucesor detrás de la cámara, Joss Whedon, ya que el primero abandonó el proyecto antes de finalizar la filmación, sustituyéndole (paradojas del destino) el guionista y también responsable de Los vengadores, la saga de la competencia creada por la factoría Marvel.

En cualquier caso, considero que La liga de la Justicia es un largometraje de mayor calidad que su predecesor en cuanto a la habilidad narrativa, los aspectos técnicos, la trama y la presentación de los personajes (sin duda, más equilibrada con relación a la acción y a los efectos especiales). Sin parecerme una cinta relevante dentro de su origen en el cómic, reconozco que su nivel es aceptable y que hará las delicias de los incondicionales del género, al tiempo que también gustará a quienes, sin ser tan aficionados, apuesten por un cine visual, de puro entretenimiento y alejado de los límites de la realidad.

Después del sacrificio llevado a cabo por Superman, Bruce Wayne cambia radicalmente y se empeña en reclutar a nuevos aliados con habilidades extraordinarias para crear un equipo de superhéroes que luchen contra el mal. Así, termina contando con la ayuda de Wonder Woman, Cyborg, Aquaman y Flash. Juntos deberán hacer frente a un poderoso adversario venido de otro planeta.

La presente superproducción se enfrenta a numerosos problemas que no siempre solventa de forma satisfactoria. En mi caso particular, parto ya de un notable grado de saturación en lo que a filmes de superhéroes se refiere. La acumulación de títulos y la reiteración de tópicos y fórmulas comienzan a cansarme, haciendo que no sea factible sorprenderme ni divertirme a través de espectaculares recreaciones o imágenes impactantes. A lo anterior, además, se añaden numerosos inconvenientes objetivos de los que me limitaré a señalar cuatro. El primero, que el potencial de cada héroe por separado no suma al juntarlos a todos, pues no siempre combinan a la perfección ni aportan como lo hacen por separado en sus respectivas obras. El segundo, que las comparaciones son odiosas y el listón alcanzado por el Batman de Christopher Nolan pesa demasiado. El tercero, que Ben Affleck no da el pego como hombre intenso, circunspecto y atormentado, desgarrado por sus tragedias pasadas y por su responsabilidad presente, y máxime cuando, al mismo tiempo, debe dar un tono jocoso a algunos diálogos. Y el cuarto, que los villanos continúan siendo el talón de Aquiles de gran parte de estas superproducciones y, concretamente, en La liga de la Justicia suponen un demérito importante.

Por el contrario, es evidente que, desde el punto de vista técnico, se trata un trabajo notable. Aunque poco original y llamativa, la apuesta visual es importante, si bien se limita a transitar por caminos ya andados en anteriores estrenos. El ritmo y la intensidad se amoldan a lo esperado. Correcta y entretenida en buena parte de la proyección, se trata de una apuesta segura, apenas arriesgada e innovadora, y que mejora a su antecesora, pero a la que no le auguro progresos en cuanto a méritos de cara al futuro.

Además del citado Ben Affleck, completan el reparto Gal Galdot (que repite papel tras la acertada Wonder Woman), Jason Momoa (quien prepara su estreno en 2018 como Acuaman en solitario), Ezra Miller (Flash) y Ray Fisher (Cyborg). Les acompaña un elenco de grandes actores, como Amy Adams, Diane Lane, J.K. Simmons o Jeremy Irons, a cargo de papeles secundarios.

www.cineenpantallagrande.blogspot.com.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine