12 de noviembre de 2017
12.11.2017
EDITORIAL

Alonso acerca las Islas al Reino Unido

Las reacciones a la propuesta de Alonso de excluir a las Islas de los efectos del ´brexit´ no se han hecho esperar. Tres sectores vitales para la economía, el hotelero, el comercial y el primario, la han aplaudido

12.11.2017 | 03:25

El pasado lunes, Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife, lanzaba una propuesta inesperada e inédita que fue recibida con una mezcla de sorpresa y satisfacción, especialmente entre algunos sectores de la sociedad canaria vinculados con la actividad económica. Lo hizo, además, en el lugar más adecuado posible: Londres, la capital de Reino Unido. Alonso había acudido allí para dar una conferencia durante la World Travel Market, la feria turística más importante del mundo. Alonso planteó nada más y nada menos que Canarias se quede fuera de los efectos del brexit. Es decir, que el Archipiélago mantenga las mismas relaciones con los británicos cuando estos abandonen la Unión Europea que en la actualidad.

Aparentemente, parece una idea utópica, pero no lo es tanto, por lo menos según el político nacionalista. Para Alonso, sería posible "en virtud de las disposiciones específicas previstas en el Tratado de la UE para las regiones ultraperiféricas, entre las que figura Canarias, que permiten aplicar excepciones como sucedería en este caso". "El protocolo que rija las futuras relaciones entre el Reino Unido y la UE debería establecer una disposición aplicable a las relaciones con las regiones ultraperiféricas y, por extensión, entre éstas y los países de ultramar que están bajo soberanía del Reino Unido. Las medidas concretas de aplicación de estas disposiciones tendrían como base jurídica el artículo del Tratado sobre estas regiones. Hay que recordar que dicho artículo se viene utilizando también para regular excepciones con países terceros, como ocurre por ejemplo con la política comercial o la agraria", precisó Alonso.

De esta manera y a diferencia del resto del territorio europeo, la medida supondría que Canarias mantuviera las cuatro libertades básicas vinculadas a la libre circulación de personas, servicios, capitales y bienes con el Reino Unido. Así, las Islas podrían beneficiarse de un régimen particular como ya sucede con la Política Agraria Común (PAC), la unión aduanera o las políticas fiscales.

El Reino Unido ha sido un socio vital para la actividad económica en Canarias a lo largo de la historia, relación que también ha influido en las relaciones humanas y culturales. Ahí está el mismo nombre de uno de los mayores complejos financieros de Londres, el Canary Wharf. El edificio toma su nombre del comercio marítimo tan importante que tenía el Reino Unido con las Islas Canarias desde el siglo XVI. En ese punto había un muelle por donde entraban la caña de azúcar, el vino, la cochinilla, el tomate, el plátano o la papa que venían del Archipiélago.

Esta dependencia mutua se mantiene en la actividad actual, principalmente en relación al motor económico de Canarias. Los británicos suponen un 38% del total de turistas que han venido a las Islas en lo que va de año y son el principal mercado emisor de visitantes, un liderazgo que viene de muy atrás y que se repite año tras año.

Las reacciones a la propuesta de Alonso no se han hecho esperar. Tres sectores vitales para la economía canaria, el hotelero, el comercial y el primario, han aplaudido la petición de Carlos Alonso y han señalado que sería muy importante para el futuro. La Cámara de Comercio de la provincia de Santa Cruz de Tenerife y la Asociación de Agricultores y Ganaderos de Canarias (Asaga) se sumaban el jueves, en sendos comunicados oficiales, a la postura mostrada el día anterior por la Asociación Hotelera y Extrahotelera de la provincia tinerfeña (Ashotel).

Los tres colectivos coincidían en que con esta medida se evitaría el impacto negativo que tendría en la economía y el empleo de las Islas, altamente expuesta al comportamiento que pudiera derivar el brexit en el turismo británico y en otros sectores económicos claves para nuestra economía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine