05 de noviembre de 2017
05.11.2017
tribuna abierta

La oportunidad del año que viene

05.11.2017 | 01:01
La oportunidad del año que viene

Es tan importante tener una representación propia de estas islas en el Congreso de los Diputados que, por primera vez en muchos años, Canarias va a tener unos presupuestos dignos de una comunidad que ofrece datos estremecedores de pobreza y necesidad social. La matemática parlamentaria ha hecho que la voz de los canarios en Madrid sea fundamental para el Gobierno de Mariano Rajoy. Y se nota.

El Gobierno del Archipélago, además, ha sabido jugar sus cartas con inteligencia. Ya nadie lo nota, pero hemos pasado de la beligerancia y el enfrentamiento con la Administración del Estado al diálogo y el entendimiento. Gracias a ese nuevo clima de colaboración y gracias a nuestro solitario voto en el Congreso, se ha logrado un hecho absolutamente histórico: que se nos descuente la financiación propia de las islas, contemplada en el REF, a la hora de calcular el acceso de los canarios a los fondos de solidaridad del Estado.

Después de unos años en los que la financiación de este archipiélago estuvo al 75% frente a la media de las comunidades autónomas españolas (o sea, una absoluta inequidad con un territorio con altísimas tasas de paro y problemas de exclusión social) hemos pasado a contar con unas cuentas públicas de 8.239 millones de euros a los que habrá que sumar, si nada cambia, la financiación excepcional que se materializa a través de convenios específicios, como los de carreteras o fondos de empleo, entre otros.

En el caso de Tenerife, con estos presupuestos se va a corregir una situación insoportable que venimos padeciendo desde hace demasiados años. Desde el Cabildo de Tenerife nos enfrentamos al problema de las carreteras de esta isla que padecen una situación de atasco incomparable con cualquier otra saturación en las islas. El padecimiento diario de los conductores en el norte y el sur de Tenerife resulta ya inaceptable e intolerable, porque no existe ninguna alternativa al transporte por carretera.

Dimos la cara ante Obras Públicas del Gobierno de Canarias y exigimos rapidez en unas inversiones que no podían esperar más. Nos ofrecimos a colaborar y a arrimar el hombro, y el bolsillo, con tal de que se solucionaran los problemas de los tinerfeños. Y en los presupuestos del próximo año se contemplan inversiones para impulsar la mejora de nuestras carreteras a través de expropiaciones y fondos para la ejecución de las obras que venimos demandando desde hace años. Para los que se rasgan ahora las vestiduras, hay que decirles que la mayor inversión prevista en la isla de Tenerfee para el próximo año es la consecuencia de las mayores necesidades que tiene nuestra isla en materia viaria.

El cierre del anillo insular y la mejora de la autopista del Norte y del Sur son actuaciones fundamentales para solucionar el cuello de botella de nuestras comunicaciones y aliviar el padecimiento cotidiano de miles de ciudadanos. El Cabildo de Tenerife colaborará financieramente, haciendo un esfuerzo presupuestario, para acelerar los plazos y sumar estas obras fundamentales a las que ya venimos realizando -por importe de más de 60 millones de euros- en la mejora del asfaltado de todo el viario insular.

El papel del sector público ha sido fundamental en la crisis que hemos atravesado. Hemos mantenido viva la economía a través de la obra pública -con enormes esfuerzos- y hemos desviado todos los recursos posibles a la creación de empleo y a la atención de las familias y personas más necesitadas. Con los presupuestos expansivos del 2018, con la mejora de la recaudación de nuestros impuestos propios, la economía de las islas va a sufrir un empujón que ayudará a reducir nuestro desempleo y a estimular el consumo.

Pero vengo diciendo desde hace tiempo que nada se consigue si todos los empujamos en la misma dirección. Administraciones públicas, sindicatos, patronales y ciudadanos. El esfuerzo de las instituciones de la Comunidad, de cabildos y ayuntamientos, tiene que venir complementado por la responsabilidad social de las empresas. De las pequeñas, que son la inmensa mayoría, y de las grandes, que generan una parte importante del empleo y deben dar ejemplo. Debemos mejorar los salarios de nuestros trabajadores, ligándolos a una mejora de la productividad. Es el momento de que todos seamos conscientes de que para salir de ese otro atasco -desempleo y pobreza laboral- junto al esfuerzo de los poderes públicos es fundamental el compromiso del sector privado. Porque al final redundará en una economía más saludable, en una clase media que consumirá más y en una prosperidad que llegará a todos.

Carlos Alonso. Presidente del Cabildo de Tenerife.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine