01 de noviembre de 2017
01.11.2017
lectores@laopinion.es CARTAS DE LOS LECTORES

Chabolismo e independencia

01.11.2017 | 04:00

Desde que te alejas dándole la espalda al emporio turístico playero, en cualquier macro enclave urbano de lujo en la costa del Cono Sur, hay un olor a podrido nauseabundo, valga la redundancia. Ese ambiente desabrido pero con apariencia bullanguera se huele a larga distancia, si nos referimos al chabolismo que pone cerco a las grandes capitales latino americanas. Los bafles y las pantallas televisivas de muchas pulgadas componen el recibidor, el zaguán metafórico de ese hábitat inhóspito y miserable.

Dentro de sus guetos no se atreve siquiera a entrar la policía. Se mueren cientos de vecinos ahogados en el lodazal cada vez que cae un "palo de agua". Los mandamases políticos locales oyen el chaparrón y, nunca mejor dicho, como si oyeran llover, miran para otro lado.

Pero a esa sarta paupérrima vecinal chabolista, muy de vez en cuando le mueve la arrogancia y baja al corazón de la urbe a pedir y agarrar su parte asaltando los centros comerciales de la gran multinacional. Y ya sabemos lo que puede pasar. Mejor dicho: ya lo sabíamos desde que el Buñuel de Viridiana nos lo plasmó magistralmente en aquella cena de mendigos y sirvientes, sobre la mesa del comedor principal de los señores de la mansión, que se han ido de viaje.

En estos casos en que la fiera aletargada se despierta y se desmadra, consecuentemente hay que apaciguarla y encauzarla de nuevo al redil de la montaña, al ranchito del cerro, a la habitación de los sirvientes. Aunque en el empeño caigan abatidos unos cuantos. No importa. Quizá esa muerte por la vía rápida, más de uno la agradezca, cansado ya de subsistir bailando un carnaval sempiterno.

Pero estos últimos años, los yihadistas y grupos terroristas afines hacen una labor de zapa y molestan a Occidente en el ombligo mismo de sus comunidades: Madrid, Londres, Berlín, París, Barcelona? Y esta situación a veces se ve agravada con la llegada ofuscada del independentismo. Difícil es poner un remedio paliativo, incruento, pacífico y reconciliador.

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine