tribuna abierta

Por La Laguna, contra el machismo y sin linchamientos

16.09.2017 | 23:29
Por La Laguna, contra el machismo y sin linchamientos

Desde hace varios días La Laguna es, por desgracia, el centro de la atención de medios de comunicación de Canarias y de toda España, y no lo es por una buena noticia. La publicación de un guasap por parte de un concejal, donde se vertían expresiones de un intolerable machismo, ha desatado un alud de informaciones, bulos, comentarios, críticas, solicitudes, insultos, descalificaciones encolerizadas y exigencias terminantes. He dejado claro el juicio que me merece el guasap: me parece deplorable, intolerable e indefendible. Son declaraciones, expresiones, que no pueden ni deben tolerarse, porque atentan directamente contra la dignidad de la mujer y conculcan el principio de igualdad y no discriminación entre los sexos que consagran nuestros valores constitucionales.

No conocí el contenido del guasap escrito por Zebenzuí González hasta la mañana del jueves 14. Era el día grande de las Fiestas del Cristo de La Laguna y las obligaciones protocolarias y representativas de mi cargo me impidieron, hasta avanzada la tarde, poder informarme y hablar con mi equipo. También pude dialogar entonces con la presidenta de la comisión gestora del PSOE de La Laguna y teniente alcalde, Mónica Martín, que me trasladó la decisión de los socialistas de solicitar la destitución de Zebenzuí González de todas las responsabilidades de gestión que hasta entonces había ostentado. Martín me explicó lealmente su posición y me comunicó que al día siguiente presentarían por escrito su solicitud. Me comprometí, como no podía ser de otra manera, a considerarla con atención y respeto mientras abría una reflexión política sobre la decisión que debía tomarse exclusivamente bajo dos criterios: la defensa de la ética política y la defensa de los intereses generales de La Laguna.

A primera hora de la mañana del viernes había tomado ya una determinación. La gravedad de las expresiones de Zebenzuí González exigía una acción contundente. Si solo cabe rechazar el trato grosero y cosificador de la mujer por parte de cualquiera, todavía se debe ser más exigente en el caso de los cargos electos y los gestores de los intereses públicos. La ejemplaridad no es una opción, sino una norma de obligado cumplimiento. Firmé el decreto que retiraba las competencias a González a petición del PSOE, en efecto, y al mismo tiempo, por convicción propia. Ese día, el pasado viernes, estaba convocado un pleno ordinario. La repercusión del asunto no dejaba de crecer con el paso de las horas, impulsado por el asombroso poder de las redes sociales. Para detener ese infinito hervidero de furias, pasiones, injurias y burlas, y permitirnos una reflexión serena sobre lo ocurridos, propuse a la Junta de Portavoces suspender el pleno - en su orden del día no figuraba ningún asunto urgente o impostergable -- y trasladarlo a otro día. La propuesta fue aprobada, como fue aprobado un documento donde todos los grupos solicitaban a Zebenzuí González la entrega de su acta de concejal y la remisión del contenido de sus mensajes a la Fiscalía por si son constitutivos de delito. Es falso, grotescamente falso, que Coalición Canarias se resistiera a aprobar el documento del resto de los grupos, que sumaban esas dos acciones a las ya decididas. El documento fue aceptado por todos a los dos minutos de comenzar la reunión.

He querido presentar un escueto relato de los hechos porque, asombrosamente, algunos se empecinan en sembrar dudas miserables sobre el comportamiento de CC en esta crisis, en la que no tiene ninguna responsabilidad. Ya en la mañana del jueves los bocachanclas de siempre se apresuraron a afirmar que Coalición jamás retiraría las competencias a González y nunca pediría su dimisión como concejal. Como los hechos les importan un bledo, estos especialistas en la insidia, siempre unidos en la farsa, la bulla y la mentira, subrayan ahora que Zebenzuí González cobrará cantidades astronómicas o ingresará en Coalición Canaria la próxima semana o el año próximo. Ya basta. A González se le han retirado todas sus competencias de gestión y se ha solicitado su dimisión como concejal. Ni cobrará nada ni ingresará en CC ni ninguna de las estúpidas fantasías de aquellos que quieren sacar tajada política y electoral de este incidente, porque no entienden otra forma de hacer política que la destrucción del adversario. Las agresiones machistas les importan muy poco; La Laguna les importa aun menos. Espolean los peores instintos en las redes sociales y se suman gustosamente a la lapidación moral en el espacio público. Debemos ser tan firmes en la condena de la violencia machista y la cultura misógina como en el rechazo a las campañas de linchamiento y la exacerbación del odio. La posición que defenderé siempre como alcalde y que defenderá sin desmayo Coalición Canaria en este municipio es muy clara: trabajar por La Laguna y su gente, actuar decididamente contra el machismo y rechazar los linchamientos, porque no hay nada más extraño a la justicia que aquellos que actúan como justicieros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine