Espacio jurídico

Datos internos de la empresa y despido

12.08.2017 | 01:33
Datos internos de la empresa y despido

Dentro de las empresas rigen una serie de normas que regulan la convivencia, las buenas prácticas o la seguridad. Estas normas se recogen en los llamados códigos de conducta o normas de funcionamiento interno y, aunque en gran parte de ellas su incumplimiento no está tipificado como delito, sí que puede ser motivo de despido.

Una reciente sentencia de la Sala de lo Social del TSJ Murcia, sentencia número 353/2017, de 29 de marzo (Recurso número 1055/2016) ha declarado procedente el despido de un trabajador por reenviar a su cuenta de correo electrónico personal y de un tercero datos internos de la empresa. Además, la empresa contaba con una normativa interna para el uso de las tecnologías que era conocida por el trabajador despedido.

El trabajador reenvió estos correos electrónicos desde su correo corporativo de la empresa a su dirección personal con documentos adjuntos que contenían datos personales de los clientes. Los hechos fueron descubiertos por un informe del Departamento de Sistemas de la empresa en el que se revelaba que el actor había reenviado con copia oculta dichos emails en diversas fechas, entre el 13 de marzo y el 12 de mayo de 2015.

Se encontraban en los emails, documentos adjuntos en los que constaba información como códigos de pólizas, nombres, apellidos y DNI de mutualistas, teléfonos y direcciones postales y de correo electrónico e incluso incluyó el listado completo del Colegio de Enfermeros de Murcia.

Tras el despido por la empresa, el trabajador presentó demanda solicitando el despido nulo o subsidiariamente improcedente. En primera instancia se estimó la demanda, pero el TSJ discrepa del fallo y lo declara procedente y estima la concurrencia de varias faltas tipificadas como graves en el convenio colectivo de aplicación entre ellas el fraude, la deslealtad y el abuso de confianza en las gestiones encomendadas; la desobediencia a las órdenes de los superiores, así como el incumplimiento de las normas específicas de la entidad que impliquen quebranto manifiesto de disciplina o de ellas derive grave perjuicio para la empresa; la utilización fraudulenta de los medios electrónicos o herramientas tecnológicas establecidas en la empresa. Igualmente en la normativa interna de la empresa expresamente se recogía la prohibición de no reenviarse mensajes ni documentos corporativos a cuentas privadas del trabajador o de sus familiares o amigos, ya que éstas no gozan del mismo nivel de seguridad que el de la empresa. Tampoco se puede configurar la cuenta de correo corporativo para reenviar los mensajes recibidos a una cuenta de correo electrónico privado.

No cabe duda de que la actuación del trabajador incurre en un claro abuso de confianza y deslealtad al reenviarse correos electrónicos remitidos a la empresa, lo que a su vez supone un acto de indisciplina frente a las órdenes dadas por la empresa, al tratarse de documentos cuya custodia le compete y sobre la que debe dar las correspondientes instrucciones, teniendo en cuenta que se dan con una finalidad, que es ajena a la tenencia de tal información fuera del ámbito propio de custodia, y, finalmente, vulnera la prohibición de usar los medios de la empresa fraudulentamente, existiendo justa causa de despido, ya que no se ofrece suficiente justificación la conducta del trabajador. Diversas sentencia del Tribunal Constitucional consideran que no se vulnera el secreto de las comunicaciones y tampoco el derecho a la intimidad del trabajador por acceder a su correo corporativo y la posibilidad de control y acceso a los emails no puede albergar una "expectativa fundada y razonable de privacidad".

Así, un quebranto de la buena fe contractual y abuso de confianza son elementos que pueden hacer que el empresario denuncie a un trabajador esté haciendo mal uso de sus instrumentos de trabajo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine