la trócola

Gracias Tomás

18.06.2017 | 23:42
Gracias Tomás

Tomás de Armas se jubila para seguir tan activo como siempre. ¿Se imaginan todo el estadio Heliodoro Rodríguez López lleno de niñas y niños? Pues Tomás enseñó a nadar durante los últimos 42 años a 23.600 jóvenes -y algunos no tan jóvenes-. Mi hermano y yo tuvimos la suerte de tenerlo como profesor de natación y, luego, como entrenador en el CDM Paso Alto. Allí, con el agua fría de la piscina olímpica, pasamos buenos años de buenos momentos, en los que también hubo, como es lógico, algunas tristezas.

Tomás era, es y será un hombre dinámico. Se puso como meta impulsar una sección de natación y hubo una sección de natación; se empeñó en competir en pruebas locales, regionales, nacionales e internacionales y muchos de nosotros lo hicimos -algunos incluso llegaron a ser campeones de España-; pero su gran legado fue el de imprimir sus valores a sus pupilos. Tomás siempre habla, y predica con el ejemplo, de competitividad, pero también de humildad; del compañerismo, de la superación, de la cultura del esfuerzo, de la exigencia y también de recompensas. Más que buenos nadadores, Tomás forjó buenas personas -aunque algún rebenque, en el buen sentido de la expresión, también creció en el club-.

El pasado sábado nos reunimos un grupo de medio centenar de nadadores de todas las edades -aunque algunos y algunas no hayan vuelto a nadar en muchos años siempre serán nadadores- para rendir homenaje a nuestro maestro. Coindicimos con algunos compañeros que hacía décadas que no nos veíamos y que vinieron desde la Península exclusivamente para el acto. También hubo mensajes grabados en vídeo llegados desde Zaragoza, Bolivia y Chile. Incluso hasta una figura mundial como Mireia Belmonte grabó su mensaje para Tomás de Armas.

En su réplica, el homenajeado tuvo palabras para tres figuras que marcaron la historia del club y que, desgraciadamente, ya no están con nosotros: el tío Bustillos -durante muchos años delegado de la sección de natación-, Miguel Jaimez -un deportista y una persona excepcional- y José Antonio Maeso -uno de los pioneros de los nadadores de Paso Alto-. Tampoco pudieron estar, entre otros, Juan el de Yaya; Rafa Santos Padre o mi padre; pero, en realidad, sí que estuvo su legado en la figura de Esther Martínez Bustillos, Amparo Jaimez, Miguel Maeso, Sonsoles, Rafa Santos o los hermanos González.

Por cierto, todo esto fue posible gracias al empeño y trabajo de José Miguel Cuchi Morro y Amparo, ayudados por varios compañeros más. Y la parte audiovisual, genial en la recolección y montaje de imágenes, fue obra de Manolo y Sonsoles.

Tomás, fiel a su filosofía y entre broma y broma, nos adelantó que de jubilarse nada de nada y que seguirá en activo. En realidad, eso casi ni es noticia conociendo a Tomás de Armas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine