20 de marzo de 2017
lectores@laopinion.es CARTAS DE LOS LECTORES

Las elecciones holandesas

20.03.2017 | 04:00

Para los demócratas europeos es una gran noticia y un alivio que el PPV, el partido del xenófobo y antieuropeísta Geert Wilders, haya sido derrotado en las elecciones generales de los Países Bajos. El partido liberal-conservador, VVD, del primer ministro Mark Rutte lo ha superado ampliamente en votos y escaños, y otros partidos como el democristiano CDA y el socioliberal D66 casi han igualado al PPV en número de diputados; incluso Izquierda Verde, liderada por un joven político de origen marroquí, ha multiplicado su representación acercándose a Wilders. Por el contrario, el antaño potente partido laborista (PdvA) que formaba parte del gobierno coaligado al partido de Rutte, ha sufrido un auténtico descalabro.

El partido de Wilders es tan excéntrico como su fundador. De hecho, es formalmente un partido con solo dos miembros: el propio Wilders y una fundación cuyo único miembro es también Wilders. Los diputados del PPV son meros delegados suyos a los que Wilders instruye semanalmente acerca de las posturas que deben adoptar en su actividad legislativa. En su programa, el PPV propone políticas de segregación racial y la salida de su país de la UE a la que atribuye todos los males económico-sociales holandeses, prometiendo que si gobernara cerraría las mezquitas, prohibiría el Corán, reinstauraría los controles fronterizos y convocaría un referéndum para abandonar la UE. Wilders suele referirse a los partidos democráticos holandeses como "partidos del sistema" y al parlamento como un "falso parlamento" (aunque, paradójicamente, él mismo es un político profesional que lleva toda su vida adulta como parlamentario), tildándoles de constituir la "élite" y acusándolos de estar "vendidos a Bruselas".

Celebrar este esperanzador resultado como se merece no obsta para subrayar la gravedad del hecho de que en un país tan tolerante y próspero haya podido medrar un político de esta especie. Es evidente que una minoría muy significativa de la población (que supera el 13% que votó directamente al PPV) se siente abandonada por los partidos democráticos y pone sus esperanzas en atrabiliarios populismos como el que Wilders representa. Para ayudarlos a cambiar de opinión, el nuevo gobierno tiene una ardua tarea por delante...

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine