01 de marzo de 2017
01.03.2017
La columna del lector

Últimos goles recibidos (III)

01.03.2017 | 00:56

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

Golpe 1.- La gran metrópoli de Tokio es un conglomerado urbano de más de 35 millones de habitantes. Tokio se asienta en las llanuras de la isla de Honshu, la selva montañosa se da la mano con la planicie urbana. Los animales, liberados más que salvajes, se introducen en los barrios periféricos en busca de comida y cobijo. Pero allí está prohibido cazarlos y hay un equipo de especialistas que los duermen con dardos sedantes, los montan en su jeep y, tras más de una hora de carretera sinuosa y con peligro de que despierte el agresivo animal, lo llevan hacia el interior del follaje de donde no deben salir.

Golpe 2.- Moraleja: este relato sobre el respeto a los animales en Tokio/Honshu es toda una lección en contraste con los gamberros delincuentes que recientemente actuaban en Güímar apostando con peleas de perros rabiosos; y toda una lección también para los matarifes que sacrifican en macabro ritual animales domésticos con ritos satánicos. Todo esto está ocurriendo dentro de esta esplendorosa isla llamada Tenerife?

Golpe 3.- Recordemos el 23 F del 81, que hace unos días cumplió su 36º aniversario. Una de las frases célebres de Tejero, aunque no publicitada lo bastante, fue ésta: "¡Dejad de disparar (aquí, un taco), que podéis darle a alguno de los nuestros!"

Golpe 4.- Esto lo dije, medio en broma medio en serio, antes de la última resolución judicial: Cuidadín, cuidadín, / que 'Untalgarin'/ todavía puede escapar / hasta más lejos que Arguineguín!

Golpe 5.- 'Untalgarin' puede verse, de aquí en adelante, en la siguiente tesitura: con el equipo de esquiar al completo, se dirige en su cochazo a la cara suiza del nevado Mont Blanc y pasa por casualidad frente a un Juzgado de Ginebra. Entonces le dice a su chofer: "¡Uy, se me olvidaba!, Bautista, para un momento, que estamos a fin de mes y tengo que hacer acto de presencia en el Juzgado?".

Comentario: Esto sí que es, de verdad, libertad vigilada; lo demás, tonterías.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine