28 de febrero de 2017
28.02.2017
La columna del lector

Debilidades tangibles N Teófilo Pérez Campuzano (Puerto de la Cruz).

28.02.2017 | 02:44

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

Hace ya 17 años, en Perú, hubo un cambio deseado y no menos esperado por los ciudadanos, con la llegada a la presidencia de la Nación de Alejandro Toledo; él fue el artífice de llevar las libertades al país andino. Los 10 años anteriores a su llegada estuvieron plagados de infortunios para los peruanos. El poder estaba en manos de Alberto Fujimori, un político dictatorial venido a más que, dando un tirón a la economía, supo aprovecharse de ella. Hoy sigue en prisión cumpliendo condena por diversos delitos, entre ellos el de corrupción.

Las argucias de los poderosos para enriquecerse siguen una tradición anterior (epígono), se cambian las reglas. Donde antes se decía que había que licitar y sacar a concurso público una obra importante, después, y aquí interviene el poder, desaparece la pugna por el concurso, el mandatario elige a dedo al constructor para que haga la obra ¿y a cambio qué recibe?: nada más y nada menos que una recompensa económica por su intermediación, una suma suculenta que permite vivir comodamente al corrupto. Este es el modus operandi para enriquecerse, es sencillo y lucrativo. Para que la maniobra se complete y no deje rastro hay que dar otro paso: volatilizar lo robado. Y para ello se contrata a una persona (testaferro) experto en transitar de un lugar a otro lo robado. De este modo, el expresidente de Perú amasó una fortuna. Para el Sr. Toledo un juez de su país ha decretado prisión preventiva, así pues, cuando se consiga su extradición [está fuera del país] que ha sido solicitada, tendrá que ser juzgado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine