22 de enero de 2017
22.01.2017

Cardiopatías congénitas, un mundo de historias

21.01.2017 | 23:36
Cardiopatías congénitas, un mundo de historias

Publicar noticias de libros que salen a la luz siempre es motivo de celebración y si le sumamos que detrás de la venta del mismo hay un fin benéfico, podemos, como gesto de solidaridad, hacer la vuelta carnero.

Empiezo por hablarles, más que de un libro, de un almanaque solidario. Es el que ha puesto a la venta la Fundación Alejandro Dasilva con el fin de recolectrar fondos para esta ONG. El calendario es precioso y original. Está protagonizado mes a mes por niños afectados y en tratamiento, y ha sido elaborado durante sus estancias en los hospitales donde eran tratados. Los almanaques de esta buena causa se están vendiendo como rosquillas. Solo quedan mil y pocos a la venta. He querido compartir sobre este asunto una foto de Andrés González-Casanova, hijo del conocido abogado Antonio González-Casanova y la farmacéutica María José González, dos auténticos padres corajes. Esta imagen significa mucho en ese almanaque. Y mucho también para la familia y amigos de Andrés. Si se fijan, a pesar de lo enfermo que estaba, aparece sonriente, feliz junto a quien lo cuida y posando con la lámina con la que participo en su calendario.

Muchas son las personas que ya lo han adquirido, consiguiendo con ello mantener vivo el espíritu solidario de la Fundación y más recursos para el desarrollo de la misma.

Cuando se publica un libro, un almanaque o se realiza cualquier acción con buen fin, esta viene acompañada de agradecimiento, como es el caso que los padres quieren hacer a la Fundación Alejandro Dasilva por su labor encabezada por el doctor Jorge Gómez Sirvent, jefe de pediatría oncológica del Hospital Nuestra Señora de La Candelaria.

Por si no lo tiene, y quiere contar con ese almanaque, les invito a que se dirijan a la Fundación y hacerse con uno.

Cardiopatías congénitas, un mundo de historias

El Salón Noble del Cabildo acogió el viernes pasado la presentación oficial del libro Cardiopatías congénitas, un mundo de historias, una compilación de microrelatos que recoge 23 testimonios de familias con niños cardiópatas de toda España, cuya finalidad es dar aliento a las familias afectadas y difundir una enfermedad que tienen 2 de cada 10 nacidos vivos en Canarias (1 de cada 100 en el resto de España). Viene bien recordar que Canarias es la comunidad autónoma española con más casos.

Con el salón de plenos al completo, la consejera de Acción Social, Coromoto Yanes, presente en el acto, estuvo acompañada por la consejera de Políticas Sociales del Gobierno de Canarias, Cristina Valido, y un servidor -ambos como padrinos de esta publicación-, Narcisa Cabrera, madre de Daniela, una niña con cardiopatía severa; y el doctor Rafael Abella, cirujano especializado en cardiopatías congénitas. En su intervención, Coromoto Yanes celebró esta iniciativa editorial, poniendo en valor la valentía y el papel de las familias como garante de valores

Tanto Cristina Valido como quien escribe estas palabras agradecimos su elección como padrinos de esta publicación y reconocimos el papel de las familias para sacar adelante a sus hijos. Como madre que ha vivido en primera persona esta patología en su hija, Narcisa Cabrera, que tuvo la idea de editar este libro, subrayó que la necesidad de compartir con otras familias las experiencias vividas. Por último,el cirujano Rafael Abella, hacia quien se dirigieron especiales elogios, recordó que los médicos sólo hacen su trabajo y también aplaudió el hecho de que los afectados "exterioricen" sus vivencias con una finalidad benéfica.

39 minutos de parada

La hija de Narcisa Cabrera, Daniela, presente en el acto junto a otros niños aquejados de esta enfermedad, ha sido intervenida en varias ocasiones. Una de ellas en el Hospital Materno Infantil, en Gran Canaria, y las otras, en Barcelona, en el Hospital Valld´Hebron. La hija de Narcisa estuvo en parada cardiaca durante 39 minutos y gracias al empeño del especialista Raúl Abella, cirujano especialista en Cardiopatias Congénitas del Hospital Valld´Hebron, volvió a la vida. De entre los 23 microrelatos destaca también el de una madre que tiene tres hijos, dos de ellos con cardiopatía; la historia de Marialis, una niña nicaragüense que llegó a España gracias a una ONG, o la historia de Danielle, un adolescente italiano al que el doctor trasladó en un avión militar y lo mantuvo con vida gracias a una botella de agua caliente y una manta.El doctor Raúl Abella es de origen cubano, aunque se especializó en Italia, en el hospital de San Donato, un centro sanitario dedicado íntegramente a las cardiopatías congénitas. Llegó a Canarias en 2008 con el famoso equipo de médicos italianos que tantas vidas han salvado en Canarias (otros de esos doctores, muy conocidos y queridos en las Islas, son Gabrielle Iacona y Giusseppe Pomé). La presentación del libro corrió a cargo de Adriana Martínez, madre de niño con cardiopatía y periodista que ha colaborado con este volumen. Cabe destacar que el próximo 2 de agosto, el Papa Francisco recibirá a las familias con niños con cardiopatías en su despacho de la Casa Pontificia, en el Vaticano.

Posdata:

Hablando de libros, me parece ver nuevamente nerviosa y de un lado para otro a la psicóloga Tamarade la Rosa. Según parece, por más que andan rebuscando ejemplares de Reiníciate, su nuevo libro, no encuentran ejemplares por ningún lado. Con lo que no le quedará otra que dirigirse a la editorial y a la imprenta, poner las máquinas a imprimir, y en breve colocar en las estanterías de las liberías una segunda edición de este fantástico libro, que está ayudando a tanta personas que lo leen. ¡Suerte, Tamara!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine