12 de enero de 2017
12.01.2017

La boya de Clavijo

12.01.2017 | 01:16

C oalición Canaria siempre ha sabido mantenerse en el agua. Esa es su verdadera estrategia: un estado de inmovilidad flotante parecido al de una boya que, a pesar de su bamboleo, no deja de irradiar sus colores. Clavijo, el presidente, permanece aferrado a ella mientras sucede la tormenta que significa un gobierno en minoría después de que el PSOE desertara de lo que, en principio, iba a ser un buque insignia o un submarino nuclear y resultó una simple boya con escasos asideros. El fiasco no pudo ser mayor y las matemáticas parlamentarias demostraron equivocarse media suma, ya que una cosa son los números que permiten combinar rojo, azul y amarillo y, otra, salir a la calle vestido de rojo, amarillo y azul y, encima, parecer creíble. Así pues, la política ficción que le permitió a Clavijo escalar desde la alcaldía de San Cristóbal de La Laguna a la cima (de la boya) es la que, ahora, puede hundirlo porque se desmenuza como cualquier material expuesto al salitre y sin cuidados. ¿Deberá, este hombre de rostro pálido y juvenil, enfrentarse a la soledad del náufrago hasta que las inclemencias quiebren su talante y el mar lo devore o, por el contrario, encontrará a un Viernes colombino de cejas muy pobladas que lo acompañe en su periplo sobre la dichosa boya?

Mientras los números reflejan una versión limpia y ordenada de la realidad, las personas son dramas con patas capaces de traicionar lo que sea con tal de sentir que pertenecen a un grupo. Tal vez por eso, para sentir que pertenece a la voz del pueblo, Clavijo dice que, en absoluto, teme una moción de censura, como si mentirse a sí mismo fuera a impedir el hundimiento de una estructura que, pronto, será rescatada del fondo atlántico por los señores de siempre, los que dan dinero al archipiélago a cambio de un hotel en el que veranear. Entonces, nuestro Clavijo, con algas alrededor del traje y empapado hasta la coronilla, dirá que los socialistas se perdieron la oportunidad de bucear con él por las profundidades abisales donde se practica fracking en lugar de twerking, argumentando que Coalición Canaria se adapta a todos los medios con tal de permanecer inamovible; sube, baja, pacta con la derecha y con la izquierda (nunca con los radicales, claro), se queda quietita, encalla, gira..., pero no avanza. Avanzar es su punto débil.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine