08 de enero de 2017
08.01.2017
Tribuna abierta

Sensatez y responsabilidad para 2017

08.01.2017 | 02:34
Sensatez y responsabilidad para 2017

Santa Cruz de Tenerife ha cerrado el año con buenos datos económicos, con un comportamiento magnífico del sector comercial y con unos niveles de contratación especialmente altos. Después de ocho años, hemos bajado de la barrera de los 24.000 parados en la ciudad, una cifra objetivamente alta aún, pero que, si la comparamos con enero de 2013, cuando había casi 30.000 personas inscritas en las oficinas del servicio público de empleo, nos da una idea certera de la progresión experimentada.

A estos datos se puede añadir la potente evolución de nuestra ciudad como enclave turístico, reflejada en el creciente número de cruceristas, de ocupación hotelera o de excursionistas, visitantes estos últimos que han situado a Santa Cruz como la segunda excursión preferida en Tenerife, por detrás de Las Cañadas del Teide.

Pero más allá de la estadística, hay otros factores de difícil cuantificación pero que son igualmente válidos para testar la salud económica y emocional de la propia ciudad; me refiero, por ejemplo, a la confianza empresarial, a la percepción de los vecinos sobre la marcha de la ciudad, a la participación popular en los actos organizados o al propio estado de ánimo de los chicharreros. Todos esos factores en conjunto nos colocan en un escenario alentador para encarar este 2017 en las mejores condiciones posibles y, sobre todo, para consolidar la clara tendencia de recuperación que se inició hace ahora dos años.

El Ayuntamiento y los sectores económicos y sociales de Santa Cruz debemos seguir trabajando codo con codo para abrir nuevas y mejores oportunidades de empleo para los chicharreros, para mantener el actual ritmo de contratación y seguir generando riqueza con empresas de nueva implantación.

Hemos transitado un camino difícil hasta llegar a este punto. Todavía queda mucho trecho por recorrer, pero las dificultades serán menos si todos actuamos con un mismo objetivo y situamos el interés general de todos los chicharreros por encima de los personalismos. Desde la sensatez y la responsabilidad de cada uno de los que a diario construimos esta ciudad será mucho más fácil acometer la tarea que tenemos pendiente.

No podemos poner en riesgo los logros alcanzados con actitudes como la que están adoptando algunos dirigentes del sector del taxi, que incluso han renegado de los acuerdos a los que legítimamente ha llegado este Ayuntamiento con la representación mayoritaria del sector e incluso con ellos mismos. No es tolerable perjudicar a vecinos, comerciantes y empleados, que no tienen culpa y menos aún abandonar la senda del diálogo sin justificación alguna.

Un trabajo que ha permitido diseñar una hoja de ruta en la que están recogidas las principales demandas de los taxistas, como el rescate de licencias, un asuntó éste que consiste en la aportación de fondos públicos -por tanto, dinero de todos los vecinos- para reducir el número de licencias en vigor y contribuir a la racionalización y competitividad de un sector privado.

Igualmente estamos comprometidos con la denominada tarifa única y estamos dando la batalla en el departamento del Gobierno de Canarias que es competente en materia de precios.

Otro de los asuntos presuntamente conflictivos, el transfer, es competencia del Cabildo, institución que conoce cuál es la posición de los taxistas de Santa Cruz y a la que ya he pedido una reunión para conocer su posicionamiento exacto al respecto.

En cualquier caso, el Ayuntamiento de Santa Cruz siempre ha estado abierto al diálogo y a la búsqueda de consensos. Y lo seguirá estando en el futuro, porque estará siempre al lado del interés mayor de todos los vecinos. Y eso significa también proteger sus derechos y sus legítimas aspiraciones a vivir en una ciudad cada día mejor, sin chantajes de por medio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine