31 de diciembre de 2016
Opinión

2017: tenemos tanto por construir?

31.12.2016 | 03:50
2017: tenemos tanto por construir?

La política es importante, por más que en la calle se escuche lo contrario, harta como está la población de escuchar, leer e indignarse cuando los políticos parecen más preocupados de sus problemas que de solucionar los problemas que preocupan a la población.

Por eso los empresarios, sobre todo los que tenemos alguna responsabilidad institucional o representativa, nos hemos convertido en objetivo de la pregunta con una respuesta más difícil: "¿Tú crees que de verdad se está acabando la crisis?".

A uno le gustaría decir que sí, que es hora de tirar para arriba de tantas persianas como se cerraron, que se acabó la incertidumbre? pero hay que ser realista. Hace 9 años dije que la crisis iba a ser muy importante y un político me llamó talibán, ahora no sé si atreverme a decir la verdad.

Por eso es importante la política? y los políticos. Los políticos de verdad, los de raza. Esos que tienen un sueño para su pueblo, su ciudad, su isla, su provincia, su región y se dejan la piel luchando por ese sueño, el que sea. Y hablan con unos y con otros y buscan la forma de acelerar "aquello", de financiarlo, de que sea para todos, de que todos participen, de que, una vez terminado, "aquello" sea el orgullo de todos los que han participado en su construcción.

Y es que la construcción es algo fundamental. Recordemos que fundamental viene de fundamento. Se construyen las casas en las que vivimos, las carreteras que transitamos, los puertos y aeropuertos que nos permiten entrar y salir. Y con los puestos de trabajo que genera la construcción, se construyen vidas, familias, sueños, objetivos, educación, tantas cosas? Se construyen relaciones sociales, se construyen puentes para el diálogo, se construyen vías para la paz.

En Canarias tenemos mucho que construir. Hemos de construir algo trascendental: estabilidad política. Lo cómodo es trabajar con quien uno quiere pero no siempre es posible y entonces hay que construir pactos, fraguar consensos, buscar formas de que el gobierno funcione como la seda. No es de recibo que en política no se pueda hablar de lealtad a un proyecto conjunto cuando se está jugando con el futuro de los ciudadanos, no es de recibo que los medios de comunicación estén entretenidos en el Sálvame Deluxe que protagonizan nuestros representantes en lugar de poder informar de aquello que realmente nos interesa a todos: el presente y el futuro de los ciudadanos.

Porque esos dimes y diretes tienen consecuencias: Canarias ha estado a punto de perder el tren del Plan Junker. De hecho, se daba por perdido si no fuera porque a principios de este mes los ministros de Economía y Finanzas de la UE han acordado prolongarlo hasta 2020 y aumentar la financiación de 315 a 500 millones de euros. En cualquier caso, el problema que subyacía para no poder coger el trozo de pastel que nos corresponde es el mismo: hay que desbloquear y flexibilizar la legislación medioambiental. Si no se hace perderemos este tren y hemos de recordar que la época de las subvenciones a las grandes infraestructuras ha pasado a la historia. La UE ha decidido impulsar proyectos y para subirnos a esa locomotora las administraciones públicas deben ser máquinas flexibles.

Otra herramienta importante y en la que los políticos deben estar todos a una es el REF. Canarias tiene Régimen Especial desde hace 600 años, desde la Conquista. Es decir, se intentó desde el principio compensar nuestra lejanía. El heredero moderno de aquel derecho histórico es el REF: hay que sacarlo de la financiación autonómica para que nos lleguen 500 millones de euros más y sirva para lo que debe servir: compensar nuestra lejanía e insularidad, compensar los sobrecostes que esta conlleva. El asunto se abordará en 2017. Tendremos que estar atentos.

Y muchos se preguntarán: "Pero bueno, ¿hemos salido de la crisis sí o no?" A nuestro entender hemos dejado atrás la recesión, pero no la crisis ni sus consecuencias. Hemos perdido un 70% del tejido empresarial de la construcción en estos años y todo el empleo que conlleva. Los expertos calculan que la tasa del 10% de desempleo no será posible hasta el 2020. Tres años. Yo creo que hay que pensar en algunos años más.

Pero es cierto que también se pueden hacer cosas en la línea económica que está más cerca de los ciudadanos: la de su isla y sus pueblos y ciudades. Hay que estimular la economía de proximidad y los presentantes públicos tendrían que haber aprendido en estos años de hierro que quien estimula el crecimiento y el empleo es la construcción. Hay que apostar con la ley en la mano por las empresas canarias, por las más cercanas, las que reinvierten sus beneficios en esta tierra, las que pagan sus impuestos aquí. Hay que apostar por la simplificación burocrática también en los ayuntamientos y en el Cabildo, concienciarse de que hay que pedir estrictamente lo que marca la ley en cuanto a clasificaciones. Pueden mirarse en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, es un muy buen ejemplo a seguir.

Y las energías renovables? Somos la Arabia Saudí de las renovables. Los canarios tenemos derecho a disfrutar de ese inmenso tesoro que son el sol y el viento. Tenemos derecho a una energía limpia y aún no se ha levantado ni un aerogenerador del concurso eólico convocado en 2007. ¡¡Diez años!! Pero las empresas siguen ahí y van a seguir ahí.

No. No se ha terminado la crisis. Pero, a todos aquellos que, con todas las dificultades del mundo, siguen levantando la persiana, a los tuvieron que arrojar la toalla, por tantos sueños rotos, por esas familias que siguen actuando como muros de contención, a esos que siguen dejándose los ojos en los libros, a los que quieren emprender, a esos que a poquito que les den alas despegan. A todos esos que quieren CONSTRUIR, la Concap, que es la Casa de los Empresarios Canarios, les desea un muy feliz 2017.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine