24 de diciembre de 2016
Retiro lo escrito

Crac

24.12.2016 | 04:20
Crac

Los articulistas de estas ínsulas baratarias agradeceríamos mucho que el pacto de gobierno se rompiera hoy viernes o, en caso negativo, que Fernando Clavijo y Patricia Hernández anunciaran sus próximos esponsales y la fundación de una estirpe monárquica que reinará en las islas en los próximos cinco siglos como mínimo. Ninguna otra opción es válida o, al menos, ninguna otra opción garantiza la supervivencia de los columnistas locales, una especie en peligro de extinción, como los pactos en cascada.

Si se rompiera el pacto de gobierno entre el CC y PSC-PSOE, sospecha uno, no ocurriría ningún seísmo que hiciera temblar a la sociedad canaria. La ciudadanía está harta, cansada, indiferente. Esta larguísima y zarzuelera crisis ha servido, probablemente, para que se abra un trasvase de votos de Coalición al Partido Popular y del PSOE hacia Podemos y, en mucha menor medida, el chiringuito de Román Rodríguez y Antonio Morales. Porque la gente podría soportar esta gresca si en los últimos seis meses hubieran mejorado sustancialmente las cifras de desempleo, la inversión pública, la calidad de los servicios sanitarios o el espeluznante fracaso escolar. Por supuesto no ha ocurrido así. Los problemas estructurales de una sociedad no se encauzan siquiera en medio año. Pero las cientos de horas perdidas en negociaciones, chalaneos, chuscos análisis, amenazas, indignaciones oportunistas, tropelías acobardadas y consensos rotos se han restado a la gestión de los asuntos públicos fundamentales. Y eso -especialmente en estos tiempos de descreimiento y deslegitimación del sistema político e institucional- se paga. Y se paga caro.

Si se rompiera el pacto de gobierno Clavijo no tendría más remedio que buscar un acuerdo parlamentario para el resto de la legislatura con el PP y el señor Casimiro Curbelo, de profesión mandar en La Gomera hasta el fin de los tiempos. No les va a salir barato tampoco, a pesar de las astutísimas almas de cántaro que imaginan un PP genuflexo, servicial, que no pregunte ni la hora sobre el reparto del presidente Clavijo de los fondos financieros y de las preposiciones como pero, con, contra, de, desde, y, sobre, tras. Es de temer que Clavijo nunca más tenga el monopolio de las preposiciones y que a partir de ahora los socios de Coalición Canaria querrán actuar como socios, y no como comparsas más o menos sonrientes, incómodas o acomplejadas.

Si se rompiera el pacto de gobierno Patricia Hernández tendría que radicalizarse un poco. Como en los viejos tiempos, allá en el Senado, en las que parecía una Rosa Luxemburgo pelirroja y con twitter. Ha conseguido que la echen y, curiosamente, parece que le irrita muchísimo haber cubierto ese objetivo sadomasoquista. Debería hacer equilibrios entre enfatizar la descripción de CC -y el diabólico Clavijo- como la Bestia del Averno y las presiones de sus compañeros en determinados cabildos y ayuntamientos para no ver sus acuerdos locales volar por los aires.

Si se rompiera el pacto de gobierno entre CC y el PSC, en definitiva, todos exhalarán un suspiro de alivio, todos, menos los contribuyentes.

(El pacto se ha roto) .

www.alfonsogonzalezjerez.com

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine