03 de diciembre de 2016
La columna del lector

Fidel

03.12.2016 | 04:47

Los tinerfeños, todos los canarios, tienen la palabra. la opinión de tenerife pone a su disposición La columna del lector, una sección para resaltar por su interés y oportunidad la opinión de un lector entre las decenas de cartas recibidas a diario.

La muerte de Fidel Castro ha puesto de nuevo a Cuba en el primer plano de la actualidad. Opiniones encontradas sobre su persona y su protagonismo en la historia, pero la evidencia no se puede ocultar aunque sí manipular. Triunfó la revolución por la huida del dictador anterior más que por méritos revolucionarios aunque lógicamente apoyada por un pueblo harto del régimen sanguinario de Fulgencio Batista. Castro necesitaba apoyo exterior para consolidar el nuevo gobierno y se vendió a la Unión Soviética, que encontró la ocasión de establecer su base en el continente americano. A partir de ahí, lo que hiciere falta. Se hizo comunista y su revolución también. Empezó el éxodo del pueblo que lo apoyó, defraudado y atemorizado, y esos son los que tuvieron más suerte. Los que se quedaron se han tenido que acostumbrar al hambre, cartilla de racionamiento, escasez, al partido único con único candidato, y sobre todo a la falta de libertad, adoctrinamiento marxista desde la más tierna infancia para asegurar la continuidad generacional. Cuba ha sido el trampolín que ha exportado el comunismo a América latina y si no hay sistema político perfecto, el comunismo no es precisamente el mejor. Tras el fallido desembarco a comienzo de la revolución, Castro hizo su propia defensa recogiga en un alegato que tituló La historia me absolverá, pero muchos, muchísimos millones de cubanos no le perdonarán por tantas familias rotas por la distancia del exilio, porque el sufrimiento moral duele más que el material. Pero sólo Dios puede juzgarle.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine